Un bicentenario ‘padrísimo’

16/09/2010

Los mariachis esperan en los semáforos. Los hombres de negocios trajeados corren porque igual tienen que acudir a una reunión. Los coches se pueden tirar minutos dándole al claxon y aquí no pasa nada. Jóvenes de estética emo toman chelas (cervezas) en una terraza donde se agolpan decenas de viandantes. Todo pasa en la misma ciudad: Ciudad de México o México D.F. El castellano tendría que inventar un neologismo para denominar a esta aglomeración de 23 millones de habitantes que, todos estaremos de acuerdo, ya no es ciudad.

Aquí todo se eleva a la enésima potencia: el tráfico, las avenidas, las autopistas, la grandiosidad de los monumentos, las sensaciones. Compruébelo en la plaza del Zócalo, un macro lugar Patrimonio de la Humanidad cuyas dimensiones le hacen sentir a uno poco más que un insecto. Allí están la Catedral Metropolitana y el Palacio Nacional, cuyo interior alberga un fantástico mural de Diego Rivera. No se extrañe si se encuentra allí con una multitud, ya que el país celebra este año el bicentenario de su independencia de España y esta plaza es uno de los epicentros. Si hay música, baile. Si hay un discurso, escuche.
El barullo sigue en las calles adyacentes, un muestrario de arquitectura colonial. Verá palacios, conventos y casas señoriales con balcones de hierro. La Avenida Pino Suárez marca el camino donde Hernán Cortés y Moctezuma tuvieron su mítico encuentro. Se oyen ritmos típicamente mexicanos en la Plaza de Garibaldi, llena de terrazas donde comer y beber. Es aquí donde se pueden contratar los servicios de los mariachis para que le canten (es infinitamente mejor si vamos acompañados y le cantan a nuestra pareja). Busque el bar Tenampa, clásico entre los clásicos donde se oyen gritos como “Viva México, cabrones” y aquello de “pero sigo siendo el rey”. Ojo, el tequila ayuda a que uno haga sus pinitos en el cante.

Muy cerca queda la plaza de las Tres Culturas, con ruinas prehispánicas, la Catedral de Santiago y la Torre del Tlatelolco, de la década de 1960.
Siéntese a descansar en la Plaza de Santo Domingo, con un encanto especial. En ella uno puede comprar cualquier título en cuestión de horas. ¿Título de arquitecto? Sí. ¿De piloto de helicóptero? También. Todo, por muy extraño que sea lo que pida. En el D.F. hay tres museos imprescindibles. Uno, el Museo Nacional de Antropología, cerca del Bosque del Chapultepec, un inmenso parque al estilo del Retiro madrileño con un castillo en la cima. Dos, el Palacio de Bellas Artes. Tres, la Casa Azul, donde vivió Frida Kahlo, situada en el barrio de Coyoacán.

Para cenar y salir de noche, el barrio de La Condesa ofrece ambiente bohemio y moderno. Todo muy cosmopolita y europeo. O la Zona Rosa, donde se concentra la marcha gay. ¿No le ha dado tiempo a ver el Paseo de la Reforma? No se puede ir sin pasear por él y contemplar el Monumento a la Independencia y los rascacielos futuristas. Como dicen los mexicanos, “está padrísimo, güey”.

Datos útiles:

  • México D.F. tiene fama de ciudad insegura, aunque ha mejorado en los últimos años. De todas formas, tenga siempre a mano sus pertenencias.
  • La mejor forma para moverse es en metro (evitar las concurridísimas horas punta) y taxis (pida el número de teléfono en su hotel y no pare ninguno por la calle porque pueden timarle).
  • La moneda es el peso mexicano.
  • Iberia tiene dos vuelos diarios entre Madrid y Ciudad de México, uno de día y otro de noche. El trayecto nocturno es especialmente cómodo para poder dormir y llegar al otro lado del Atlántico por la mañana, ya descansado y dispuesto a hacer turismo o negocios. Coincidiendo con el bicentenario de la independencia del país centroamericano, nuestra compañía también está de aniversario: se cumplen 60 años del primer vuelo entre la capital española y la mexicana. Por eso se ha bautizado con el nombre Ciudad de México al nuevo Airbus A340/600 destinado a vuelos transoceánicos. Todo un homenaje en un año especial.
  • Para consultar las mejores opciones de vuelos desde España a México D.F.: www.iberia.com.

Foto | SteveMcN