Hotel de hielo y usted de piedra

11/03/2011

Las chicas en bikini rubias y altas que encendían a los españolitos en la década de 1960 venían de aquí: el país que otorga los Premios Nobel, con bosques nevados, castillos medievales, saunas y una naturaleza pletórica. Ese país, efectivamente, es Suecia.

Su capital, Estocolmo, mezcla el paisaje de agua y bosque con el de hormigón con una pasmosa habilidad. No en vano está formada por 14 islas en la desembocadura de un lago, el Mälaren, en el mar Báltico. Y enfrente, un archipiélago con… ¡24.000 islas! La arquitectura más contemporánea baila con los edificios más antiguos sin que uno se extrañe. Gamla Stan, la parte vieja, y Riddarholmen, son dos islas que juntas constituyen la ciudad medieval más grande y mejor preservada de Europa. Allí podemos encontrar calles estrechas y el callejón más famoso, Marten Trotzig Gränd, que solo mide 90 centímetros. Curiosee por las tiendecitas y los restaurantes, muchos ubicados en antiguas cárceles. Puede que vea el cambio de guardia en el Palacio Real, uno de los más grandes del continente. Cerca se sitúa el Ayuntamiento, donde cada año se celebra el banquete de los Premios Nobel.

El ascensor de Katarina es un clásico para ver, a 38 metros de altura, la ciudad acostada. Para ver teatro, arte, tomarse un café o cenar, la Casa de la Cultura. El Museo Moderno, diseñado por Rafael Moneo, acoge una colección de arte moderno europeo y el Nacional, pinturas, esculturas y diseños de artistas suecos e internacionales. Los peques se lo pasarán en grande en el museo al aire libre de Skansen, el más viejo del mundo, con casas antiguas de diferentes épocas y un zoo con animales nórdicos. Y a cada paso, el agua, los parques y los puentes.  Todo eso es Estocolmo, pero también es el escenario de la famosísima trilogía Millenium, de Stieg Larsson. La serie tiene lugar en el barrio de Södermalm, una zona obrera con sitios como Kvarnen, el bar frecuentado por la protagonista, Lisbeth Salander. El Museo de la Ciudad organiza tours guiados.

El resto del país engancha tanto como las novelas de Larsson. Cerca de Estocolmo está la ciudad de Uppsala, con la universidad más antigua de Escandinavia. Al sur, playas como las de Böda o Sollider, que es la residencia estival de los reyes suecos. Gotemburgo sorprende por su energía juvenil, ya que la ciudad acoge otra importante universidad. Malmö, unida a Dinamarca por un puente, presenta una arquitectura moderna (véase la torre Turning Torso).

El norte es la región menos poblada y por ello la que guarda más tesoros naturales. Báñese en los lagos (es muy popular el Nydalasjön), practique kayak en sus ríos y túmbese en la hierba fresca de sus bosques con alces. En Are se puede esquiar y en Jukkasjarv, visitar el Palacio de Hielo, un hotel hecho enteramente (y no es ninguna broma) con agua congelada. Pero tendrá que ir en invierno, ya que cada primavera se derrite y cada año hay que volver a construirlo. El hotel estará construido con hielo, pero al verlo uno se queda de piedra.

Datos útiles:

  • Suecia tiene algo más de 9 millones de habitantes y su capital, 1.280.000 habitantes.
  • Su clima es frío en invierno, con frecuentes nevadas, y templado en verano. Aún así goza de un clima más templado que otros países de su misma latitud, debido en parte a la corriente del golfo.
  • La moneda es la corona sueca.
  • Iberia conecta España con Estocolmo con  un vuelos directo cada día. Para encontrar vuelos baratos, entre en Iberia.com.

Foto | carlos_garulo