Euskadi y la energía creativa

26/04/2011

El Museo Guggenheim aterrizó en Bilbao en 1997 y colocó un edificio contemporáneo y sorprendente donde antes había industria siderúrgica. Euskadi no pierde fuelle y quiere seguir sorprendiendo al público con innovadoras propuestas artísticas. El Guggenheim fue la chispa que atrajo a millones de turistas, pero la capital vizcaína y la guipuzcoana están en pleno proceso de reconversión creativa. Quieren luchar por reventar las conciencias más anquilosadas.

  • Tendencias por vinos. Si el Guggenheim se ha convertido en territorio guiri, la Alhóndiga de Bilbao quiere ser un espacio para el disfrute de sus ciudadanos. El prestigioso urbanista Philippe Starck ha actuado en un edificio que sirvió durante el siglo XX para almacenar aceites y vinos. Ahí es donde viven hoy las tendencias más actuales. La filosofía de la Alhóndiga es ésta: “Un programa para todas las edades, que responde a las inquietudes de la persona a todos los niveles: social, mental y físico. Con áreas de interés específicas: cómic, artes visuales, diseño, literatura, ciencia y tecnología, web y redes sociales, salud y deporte, bienestar… Desde cursos y talleres a conferencias o mesas redondas pasando por exposiciones, conciertos, representaciones, campamento infantil urbano, performances, web 2.0….Una completa oferta de actividades que busca ser diversa, como la realidad multicultural que es Bilbao. Que conecta lo local y lo global. Que desarrolla en paralelo diferentes disciplinas y recursos. Que acerca figuras consolidadas y apoya a valores emergentes”.
  • Imágenes por cigarros. Es un proyecto de lo más sonado y todavía no está abierto. El centro internacional Tabakalera, especializado en cultura audiovisual, se asentará en la antigua fábrica de tabaco de San Sebastián para dar a conocer a partir de 2015 las nuevas tendencias en imágenes y sonidos. Su ideario es bien claro: “El arte contemporáneo, la televisión, el vídeo y el cine, el diseño y el sonido confluirán en un mismo espacio. Un espacio singular de exposiciones y programas audiovisuales y, sobre todo, un lugar para trabajar, para producir, para crear. Una fábrica de imágenes”. Incluirá una mediateca especializada e intentará responder los retos culturales de la nueva era digital. Mientras el edificio se rehabilita (conservará su estilo e incluirá arquitectura contemporánea), el centro de cultura actual Arteleku, también en San Sebastián, gestionará los proyectos de Tabakalera. Que la espera hasta 2015 sea leve.

Iberia ofrece vuelos directos a Bilbao (hasta 10 frecuencias diarias) y San Sebastián (hasta 6 vuelos cada día operados por Iberia regional/Air Nostrum). Para conseguir los vuelos más baratos: www.iberia.com.

Foto | Piscina de Alhóndiga Bilbao por agirregabiria