El inmortal Da Vinci

29/05/2012

Leonardo di ser Piero da Vinci, o lo que es lo mismo, Leonardo da Vinci, parece ser inmortal. 500 años después de su muerte, seguimos hablando de él. No es de extrañar, su obra fue tan prolífica e importante, que sigue dando juego para que museos de todo el mundo ofrezcan exposiciones sobre el artista cada dos por tres. Hasta el próximo 25 de junio, el Louvre alaba una de sus obras más perfectas, con el permiso de su siempre admirada La Gioconda, por supuesto:  La Virgen, Santa Ana y el Niño.

El polímota nativo de Florencia trabajó en esta obra durante 20 años. Lo que comenzó siendo un conjunto de esbozos acabó convirtiéndose en su última obra maestra, gracias a miles de dibujos preparatorios y a exhaustivos estudios que giraban alrededor de la composición y de los elementos de la obra. La muestra permite admirar, no solo la obra en sí, sino todos estos documentos ligados a ella. Además, refleja a la perfección la influencia que tuvo sobre el arte europeo, sobre todo en artistas de la talla de Rafael, Miguel ÁngelDegas, Delacroix o Max Ernst.

Como guinda del pastel, se puede admirar alguna que otra obra más del artista, como la copia de La Gioconda, pintada por uno de sus discípulos y que ha sido recientemente restaurada por el Museo del Prado.

Foto | Cosmovisión