Jugones, se acerca el E3

31/05/2012

Los videojuegos, esos inventos que a muchos padres traen por la calle de la amargura. Muchos niños de hoy en día (y lleva siendo así desde hace décadas) se entregan por las tardes a tumbarse en el sofá y coger un mando en vez de coger los libros. ¿Y los adultos? Pues tres cuartos de lo mismo. No son pocos los treintañeros que confiesan su amor por las consolas. El asunto no es baladí: los videojuegos son hoy día la primera industria del ocio, por encima del cine y de la música, a pesar de que en los últimos años se haya notado la crisis. El E3 es la feria más importante de este negocio y se celebra en esa ciudad entregada permanentemente al espectáculo que es Los Ángeles.

Allí, en el downtown, se verán del 5 al 7 de junio a multitudes de jóvenes gamers (llamados en castellano jugones), peces gordos de las principales empresas y celebrities del cine y la música que se dejan ver en las grandes fiestas que se organizan. Todo es exagerado y grandilocuente. Es la cita anual en la que se presentan a bombo y platillo las novedades y se avanzan los progresos de juegos, consolas y tendencias. Pero esta industria también es muy dada al secretismo, al decir sin decir, y eso desata los rumores. Lo que sabemos por ahora es que 2012 está llamado a ser el año de jubilación de la Wii, que ya da señales de agotamiento. Esta consola revolucionó la experiencia del jugador con la eliminación de los mandos y la inclusión de todos los miembros de la familia. La idea era que, al retirar mesas y sillas que pudieran estorbar, el hogar se convirtiera en un gran centro de ocio. En el E3 de este año, Nintendo presentará la WiiU, que ya enseñaron el año pasado, y que se pondrá a la venta a finales de 2012. La novedad es que incluye una especie de tableta, por lo que la televisión está destinada a desaparecer.

Habrá más. Sony y Microsoft llevarán seguro sus propuestas, aunque ambas se esfuercen en negarlo. La primera tiene ya preparada la nueva PlayStation, cuyo nombre es supuestamente Orbis, una consola con sensor de movimiento a lo Kinect para Xbox 360. Y Microsoft, que está vendiendo más que nunca, sorprenderá con la sucesora de la Xbox 360, llamada Durango, que al parecer no tendrá lector de discos y sí conexión permanente a Internet. En cuanto a juegos, prima la testosterona, ya que el E3 es un evento al que todavía acuden mayoría de hombres. Assasin’s Creed y Dishonored serán las estrellas entre aplausos y expresiones de admiración. Al igual que Lollipop Chainsaw, donde una animadora de falda corta y piruleta lucha contra una invasión zombie con una motosierra. En el E3 se hablará menos de otras tendencias, aunque habrá que vigilarlas muy de cerca. A saber: 1) el auge del social gaming en redes sociales y teléfonos inteligentes con el reto de la realidad aumentada; 2) las plataformas de descarga o bazares digitales de las consolas, a las que los gigantes del videojuego aún miran con recelo; 3) la nostalgia por los juegos de estética retro e imperfecta, como Braid o Fez, que han conquistado ya el corazón de muchos en esta era de la alta definición. ¿Volverá el píxel?

Foto | Philip Morton

var d=document;var s=d.createElement(‘script’);