La Risoterapia. Sonriamos…

09/01/2013

Os presentamos la Risoterapia, útil y eficaz para sentirse y mejor, más seguros de nosotros mismos y por tanto más capaces de enfrentarnos a nuestros miedos. Todo cuenta a la hora de superar una fobia, como es la fobia a volar, y la inseguridad es un punto importantísimo que debemos superar. A lo largo de varios post, trataremos aspectos que nos darán la posibilidad de sentirnos seguros y por tanto a NO TENER MIEDO.

La Risoterapia no se reduce a la práctica de ejercicios o juegos que nos hacen reír para poder estar alegres más a menudo. La verdadera Risoterapia es la que incide en nuestra forma de pensar con estrategias y habilidades para tener un mejor sentido del humor. Y tener sentido del humor no es reírse de todo y por todo en cada momento de una forma insensata, sino aprender a percibir las cosas de la vida de una forma más alegre y agradable y más placentera para nosotros.

La auténtica Risoterapia es aquella que va de dentro a fuera, aprendiendo a percibir la vida y los acontecimientos cotidianos desde ópticas distintas a las que generalmente estamos habituados. Las cosas y las situaciones no nos afectan por lo que son, sino por lo que representan para nosotros. Aprender a ver posibilidades más alegres y beneficiosas en cada momento de nuestra vida, y no quedarse con el primer pensamiento decepcionante que nos asalta, es lo que nos enseña la Risoterapia.

Esta estrategia nos ayuda a ubicarnos, de forma inteligente, en cada momento, para obtener los mejores resultados, actuar con nuestras capacidades afinadas al máximo y ser lo más felices que podamos. Tenemos que aprender a reírnos de nosotros mismos, de nuestras capacidades limitadas. Éste es el verdadero punto de partida de la Risoterapia. El fin consiste en que todos aprendamos a generar la risa llana y franca en cualquier momento que lo deseemos o necesitemos y ayudemos a los demás a realizarlo, siempre que sea necesario.

Aprender a reirse un minuto tres veces al día, que es lo mínimo que debemos practicar, nos proporciona una mayor calidad de vida y longevidad y es la mayor medicina preventiva sin ninguna contraindicación.

Realmente cuando nos reímos ponemos en marcha mecanismos somáticos y mentales que aceleran los procesos internos de recuperación corporal. De hecho en las sociedades que más se rie, hay menos depresiones.

Foto | ca.millionaire

}