Warhol, Lisboa y el multimillonario

19/03/2013

Es famosa por sus tranvías, su encanto desaliñado y sus callejuelas empedradas, pero Lisboa quiere ser más. Hace algunos años se propuso tener un lugar propio dentro del mapa museístico europeo y abrió varios espacios que le han dado un giro al turismo tradicional de la ciudad. Aquí van 5 museos totalmente distintos. Para que no se aburran.

  • Museo del Fado. Zambúllase en la saudade. ¿Cómo no va a tener Lisboa un recinto dedicado a su música más popular? Por supuesto se encuentra en el barrio de Alfama (Largo do Chafariz de Dentro, 1), lleno de tabernas que por las noches expulsan gritos de lamento. Esta colección de 14.000 piezas entre instrumentos, fotos, discos o partituras explica la importancia del fado para Portugal y la huella que ha dejado en los ritmos de medio mundo. Le dedica un espacio a Amália Rodrigues, pero la reina de este arte tiene su casa-museo propia en la Rua Sao Bento, 193. La pena es que hasta marzo de este año está cerrada por obras.
  • Museo de Arte Contemporáneo Berardo. Es una de las colecciones de arte contemporáneo más interesantes del mundo, propiedad de un multimillonario portugués, y una de las sensaciones de Lisboa desde que abrió, allá en 2007. Ubicada en el Centro Cultural de Belén, se centra en más de 70 corrientes artísticas europeas y americanas de los siglos XX y XXI. Verá a Picasso, Dalí, Bacon, Magritte, Man Ray, Pollock, Warhol y muchos más. Imprescindible.
  • Museo Nacional de Arte Antiguo. El arte portugués es un gran desconocido pero esta institución se encarga de difundirlo. En un palacio barroco de Rua Janelas Verdes se encuentra la mayor pinacoteca del país luso, desde la Edad Media hasta principios del siglo XIX. Con todo, también se encontrará con nombres reputados como El Bosco, Durero y Piero della Francesca. La colección se completa con esculturas, muebles y hasta un conjunto de mil joyas históricas.
  • Museo de Oriente. Asia es ahora una gran potencia pero los portugueses fueron los primeros en llegar allí. Abierto en 2008 en un almacén portuario donde se congelaba el bacalao (Avenida de Brasilia, 1350), este espacio enseña al visitante los lazos que unen al país vecino con economías hoy emergentes como China o India. Lo hace a través de 1400 piezas, entre ellas objetos de cerámica y porcelana y muebles. No se pierda la colección Kwon On, dedicada a las artes populares. Muy peculiar.
  • Museo de los Juguetes. Soldaditos de plomo, muñecas de trapo, trenes de latón y hasta piezas infantiles del siglo II antes de Cristo. Así hasta 40.000 piezas que dejan con la boca abierta a niños y mayores (más a los segundos). Este museo no se encuentra en Lisboa pero sí en Sintra (Rua Visconde Monserrate, 26), el pueblo de ensueño a 35 kilómetros de la capital. Los fondos pertenecen a un coleccionista particular y hacen un recorrido por la infancia desde la Roma antigua hasta el siglo XX. Los nostálgicos pueden llevarse un recuerdo en la bien surtida tienda del museo.

Datos útiles:

  • Lisboa tiene 570.000 habitantes, por lo que resulta muy abarcable.
  • Es una de las capitales europeas más cálidas. Los inviernos son lluviosos por la influencia del Atlántico, pero la temperatura raramente baja de cinco grados. En primavera y verano reina el sol.
  • Iberia ofrece cada día hasta 6 vuelos a Lisboa desde Madrid y cómodas conexiones desde el resto de la red.

Foto | pedrosimoes7} else {