El Arenal no quiere ser torero

15/04/2013

Llega la feria de Sevilla con sus volantes y su albero del real, pero más allá de esa ciudad efímera existe vida. El Arenal es uno de los barrios del centro histórico, unido tradicionalmente al toreo, pero desde hace algún tiempo brilla por su ambiente ecléctico. En él se mezclan jóvenes, gourmets, parejas de mediana edad y aficionados a la ópera. Todos encuentran su sitio. Antes de meternos de lleno en El Arenal, hay que contemplar la estampa típica de la almohade Torre del Oro, situada junto al Guadalquivir, en uno de los extremos del barrio.

Caminemos por el Paseo de Cristóbal Colón, repleto de vegetación y alegría, hasta una de las dos Maestranzas: el templo de la ópera, cuyos aficionados abarrotan la acera. Torciendo por la calle Dos de Mayo nos encontraremos con las Reales Atarazanas, los antiguos astilleros medievales de la ciudad que se van a recuperar en forma de espacio cultural. Y a dos pasos se hallan el Hospital de San Jorge, la Iglesia de la Caridad y el inconfundible Arco del Postigo. Más a la derecha veremos la Torre de Plata, con menos fama que su hermana de oro, pero que también tuvo su función defensiva. Historia viva.

Artesanos y artistas trabajan en el Mercado del Postigo. Entre a curiosear para luego dar la bienvenida a la jarana. La calle Arfe se ha convertido en la vía de moda de El Arenal, donde se va a tapear al sol y donde se va a tomar cervezas durante el afterwork. Está repleta de bares. Tomen nota de algunos: productos gourmets y buenos vinos en Albacería Arenal (Arfe, 1), pescaíto en la freiduría Arenal (Arfe, 8), marisco selecto en La Isla (Arfe, 25) y cócteles y gin tonics modernos en Moncloa (Arfe, 24) y Magallanes (Arfe, 26). Es hora de callejear por este barrio de fachadas señoriales. Piérdase por los recovecos que existen entre las calles Santas Patronas y Zaragoza. Y luego, a empaparse de arte contemporáneo y revienta conciencias en la galería Alarcón Criado (Velarde, 9)

Los olores a comida casera nos guían hasta que acabamos en el Mercado de El Arenal, un gran edificio de estilo regionalista que está en pleno proceso de transformación. Pasó muchos años sin pena ni gloria pero ahora quiere entrar en el imaginario colectivo de sevillanos y turistas con los típicos puestos de pescado, verdura y fruta y locales como Veganitessen, que ofrece tartas, bizcochos, bombones, cupcakes y dulces sin ingredientes de origen animal. Fuera, a un lateral, nos recibe Porta Rossa (Arenal, 5), un restaurante italiano donde uno cree que va a llegar al nirvana con sus pastas.

Más fachadas blancas y ocres encontramos en la calle Adriano, otra de las arterias principales de El Arenal, también repleta de bares y cervecerías, como Pepe Hillo (Adriano, 24). Esta vía rodea a la otra Maestranza, la plaza de toros, que data del siglo XVIII, uno de los cosos taurinos más importantes de España. Puede asistir a una corrida o puede visitar su museo. Como usted desee. Lo que está claro es que los olés se escuchan desde fuera. Pero no se quede con ese tópico, porque El Arenal parece que quiere dejar de ser torero.

Datos útiles:

  • Sevilla tiene cerca de 700.000 habitantes y es la cuarta ciudad española.
  • Los inviernos son como los de ciudades mediterráneas, menos fríos que en la meseta, y los veranos extremadamente calurosos.
  • El Grupo Iberia ofrece hasta 5 vuelos a Sevilla desde Madrid cada día. Los mejores precios siempre en www.iberia.com.

Foto | tetegil} else {