Barcelona creativa: Montjuic | #ciudadescreativas

23/08/2013

MontjuicQue Barcelona es una ciudad creativa, lo sabemos todos. Desde que allá por 1992 las miradas del mundo equidistaran en este rincón del planeta, la ciudad condal nunca ha vuelto a ser la misma. En constante transformación, a Barcelona le acompañan muchas etiquetas (hipster, fashion, bohemia) que luego ella utiliza como nadie, aplicando la técnica del patchwork, para ensamblar todos sus barrios.

Hablemos de Montjuic. El barrio está perfectamente comunicado, con las estaciones de tren de Sants y la parada de metro de España (L1 y L3) a un tiro de piedra. Sin ser la zona del centro histórico, cuestión que podría resultar menos atractiva para algunos viajeros, si lo que buscamos es dormir bien, comer bien y descubrir obras de arte de la creatividad, el barrio de Montjuic bien merece que le prestemos un poco de atención.

Porque, ¿qué hay más creativo que el Sr. Mies Van de Rohe? Hasta Montjuic tendremos que peregrinar si queremos contemplar el edificio del pabellón de Alemania (Avda. Francesc Ferrer i Guàrdia 7) que el que fuera director de la Bauhaus construyó para la Feria Mundial de 1929. Con su aspecto lujoso, el espectacular Palau Nacional como telón de fondo y su mobiliario ad hoc (recordemos la famosa silla Barcelona), constituye uno de los hitos en la historia de la arquitectura moderna que ningún amante de lo creativo se debe perder.

Otro edificio imprescindible es su vecino CaixaForum (Av. Francesc Ferrer i Guàrdia, 6-8), el centro social y cultural de la Obra Social «la Caixa». Ubicado a los pies de la montaña de Montjuic, es una pieza única de la arquitectura modernista catalana de principios del siglo XX. La antigua fábrica textil singular, customizada con vidrios y superficies blancas, alberga excelentes exposiciones temporales, como «Arte, dos puntos. Barcelona vive el arte contemporáneo», una gran muestra de las colecciones de la Fundación «la Caixa» y del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona que relaciona obras de arte, periodos históricos y varias temáticas. Modernidad y vanguardia en el marco de nuestra historia (hasta el 29 de diciembre de 2013).

Otra sorpresa que acoge la zona es Arenas de Barcelona (Gran Via de les Corts Catalanes núm. 373-385). Su planta circular delata su pasado, pues el recinto es la inventiva transformación del ruedo de la plaza de toros de Barcelona en un centro comercial y paraíso de las compras. Su terraza superior, con unas vistas panorámicas privilegiadas sobre la montaña de Montjuic, es el lugar ideal para comer o tomar algo. Al mediodía, el restaurante Cinco Jotas ofrece un menú excelente por 12,50€ y por la tarde, al caer el Sol, podemos brindar con amigos al ritmo de un refrescante mojito en cualquiera de las terrazas de su cúpula, como por ejemplo la del restaurante Abrassame. ¿Existe una manera mejor de acabar el día?

Tras el aperitivo, son múltiples las opciones para una cena original en los alrededores. El restaurante Basílico (Avda. Paral·lel 142) nos causará una magnífica primera impresión. Un local con detalles de decoración interesantes pero sin grandes pretensiones, elegante y sobrio (metro más cercano: Poble Sec, L3). Por otro lado, el colmo de la creatividad es  La Vida Tapa, de los hermanos Adrià: tener en las manos su tarjeta de visita ya es señal de su originalidad. Un restaurante muy llamativo y popular, a juzgar por la cola de expectantes comensales. Se puede reservar online en info@ticketsbar.es.

Tras este breve repaso de algunas de sus excelencias, el debate y reflexión sobre la creatividad, innovación y cultura del barrio de Montjuic debería quedar zanjado. Un rincón de Barcelona que nos acogerá con los brazos abiertos y que hará que nos sintamos como en casa.

Iberia ofrece vuelos a Barcelona cada día. Los mejores precios, en www.iberia.com.

}