El Dorado y otros paisajes mágicos

09/10/2013

Presencia Sagrada en las AlturasLa magia surge en los alrededores de Bogotá. Después de quedar fascinado con la vibrante capital colombiana, a uno le apetece un poco de tranquilidad. Está de suerte, ya que cerca de la urbe podemos encontrar varios enclaves que constatan la riqueza paisajística e histórica de Colombia.

Parque Nacional de Chingaza. Lo llaman la fábrica del agua, ya que de aquí sale el 80% del agua potable de Bogotá. Entre nieblas, y a poco más de una hora de la capital colombiana, emergen las grandes montañas de esta parte oriental de la Cordillera de los Andes. Ideal para el senderismo. Nos conquistará su naturaleza de páramo y selva andina, a la vez que las lagunas de Siecha y Chingaza, de origen glaciar. El paisaje misterioso se completa con animales no menos raros, como el oso de anteojos, las dantas y las gallinetas azules. Y no nos olvidemos de los frailejones, unas extrañas plantas leñosas que crecen espigadas como queriendo alcanzar el cielo.

Laguna de Guatavita. Es el origen de la leyenda de El Dorado. A 75 kilómetros de Bogotá podemos visitar este lugar sagrado para los antiguos indígenas, ya que en él rendían culto a Chie, la diosa del agua. En el siglo XVI, los conquistadores españoles se quedaron fascinados con las ceremonias que aquí se practicaban: el cacique muisca llegaba en una balsa de madera impregnado en oro y cargado con tesoros que dejaban en el agua como ofrenda. Los españoles iniciaron una carrera para sacar todo el oro, incluso comenzaron a desaguar la laguna. Debido al alto coste, se paralizaron los trabajos, pero ya se habían llevado parte del botín. Cerca se encuentra el nuevo pueblo de Guatavita, que sustituyó al que se tragó el embalse de Tominé. Fachadas blancas y mucha tranquilidad.

Catedral de Sal de Zipaquirá. Su ambiente es mágico y solemne. Construida dentro de las minas de sal de Zipaquirá y consagrada a la Virgen del Rosario, patrona de los mineros, forma parte del Parque de la Sal, dedicado a la minería y la geología. La antigua catedral se cerró en 1990 por seguridad, pero se construyó una nueva que maravilla con su cúpula azulada y el espejo del agua. Quien quiera rezar, que rece. Quien no, que tome muchas fotos. Un plan divertido es hacer la ruta del minero, donde los visitantes imitan a los antiguos trabajadores de las galerías subterráneas: van a oscuras, han de caminar por estrechos pasadizos, tienen que picar la roca y lanzar explosivos (de mentira) para llegar a la sal. Didáctico y curioso.

Datos útiles:

  • Bogotá tiene una temperatura media de 15 grados todo el año, pero en las sierras que la circundan refresca, y más durante la noche. Más vale ir bien abrigado.
  • En Colombia se suele almorzar entre las 12.00 y las 15.00 horas.
  • La moneda es el peso colombiano.
  • Iberia ofrece vuelos a Bogotá. Los mejores precios siempre en www.iberia.com

Foto | Aztlek