Con un panini por San Lorenzo

13/11/2013

Roma, San LorenzoEl Coliseo, La Plaza de España, la Fontana di Trevi… Todo esto está muy bien y forma parte de la ruta indispensable por Roma, pero después de quedar ojiplático con tanta maravilla, a uno también le apetece conocer la Roma de la gente de la calle. La ciudad más popular, con plazas llenas de ambiente y gente que se saluda por las calles. Una de estas zonas es San Lorenzo, más allá de la estación de Termini. El barrio, aunque no es monumental, tiene su encanto. Fue construido a finales del siglo XIX para alojar a los trabajadores del ferrocarril y pronto se convirtió en el bastión rojo de la capital italiana. De hecho, fue el único distrito que intentó paralizar el avance de Mussolini. Hoy continúa con su ambiente popular.

Los jóvenes llenan de alegría San Lorenzo. Los verá por todas partes. ¿Y eso? Pues aquí al lado se ubica la Universidad de Roma-La Sapienza, una de las más antiguas del país. Por esa razón, el barrio está lleno de tiendas, bares y restaurantes muy baratos. Algunas pizzerías con buena relación calidad-precio son Il Podista, Fórmula 1, L’economica y Da Marcello. Otra opción para no rascarse mucho el bolsillo es tomar algún panini, como en La Fraschetta, cuyos paninis tienen nombres en dialecto romano, aunque también nos podemos hacer el nuestro a medida. Entraremos por Porta Maggiore, con sus arcos. La historia se palpa en la basílica de San Lorenzo Fuori delle Mura, que fue en el siglo IV la propia casa del Papa Dámaso I. Cerca se ubica el cementerio más grande de Roma, que bien merece una visita por sus flores y el ambiente de gente paseando y haciendo deporte. Recorra luego las calles de San Lorenzo, cuyas paredes están pintadas con graffitis coloridos, y acérquese al palacio dieciochesco llamado Villa Gentili-Dominici. Algunas de las vías más importantes son Via dei Latini y Via dei Marsi. Por aquí y por allá surgen pequeñas galerías de arte, teatritos y salas de cine. Por algo esta zona se está convirtiendo en el barrio bohemio donde se asientan los artistas. Si se quiere comprar ropa a buen precio, no dude en entrar en Bianco & Nero, donde se despachan prendas de segunda mano. Todo muy vintage.

La noche en San Lorenzo es divertidísima. Los jóvenes ocupan las plazas y pasan la noche charlando y bebiendo cervezas. Los bares también están llenos. Una buena ruta es cenar en el restaurante Il Cappellaio Matto (Via dei Marsi, 25), con fama de rico y económico, y luego acudir a Solea Club (Via dei Latini, 51), donde nos esperarán los conciertos de jazz en directo. Otra opción es el Centro Social Grande Cocomero, donde por una entrada a precio módico uno tiene barra libre. Dentro esperan pandillas de universitarios ya predispuestos al intercambio cultural. Un buen plan para conocer gente nueva.

Datos útiles:

  • Roma tiene 2.700.000 habitantes.
  • El clima es de inviernos fríos y veranos calurosos.
  • La moneda es el euro.
  • Iberia ofrece vuelos a Roma, con una media de hasta 5 frecuencias diarias. Para conseguir los vuelos más baratos, entra en www.iberia.com.

Foto |  mtmsphoto