Un día en Stuttgart

07/10/2014

Blauer Himmel über dem Schlossplatz

La ciudad de las medias de nailon y de los porsches y mercedes también tiene calles kilométricas apeteciblemente interesantes que pueden convertir tu día en una jornada de diez. Y sino mira, ¡y verás!

Empezaremos nuestro día en la nada desdeñable Schlossplatz o, lo que es lo mismo, la plaza del Palacio. Es grande y cuadrada, con vistas a edificios y a colinas repletas de bosques y viñedos. Cuando sale el sol, esta plaza se torna un auténtico hervidero de gente (casi casi podemos afirmar que los 600.000 habitantes de la ciudad se dan cita aquí a esa hora :)) digno de presenciar. Justo al lado de Schlossplatz, está la comedida y elegante Schillerplatz. La historia que esconde esta plaza es bastante curiosa, ¿a que no sabías que de aquí salió ese caballito que tanto gusta a Porsche y curiosamente también a Ferrari?

Continuaremos nuestro recorrido muy cerquita de la zona: en el Markthalle, inaugurado hace nada más y nada menos que 100 años. Se trata de un mercado modernista perfecto para comprar un buen vino. Y si lo que quieres comprar son otro tipo de cosas, entonces, acércate a Königstrasse. Miles de escaparates adornan la calle peatonal más larga del país. ¡Ah! Recuerda también que a unos 40 minutos en tren te espera la meca de Hugo Boss y el paraíso alemán de los outlets.

Tras nuestras andanzas comerciales, toca algo de arte, ¿no? Para eso volveremos a nuestro punto de partida, la Schlossplatz, en cuya esquina oeste se erige el Kunstmuseum: 250 cuadros invaden 27 metros de altura. Seguramente este paseo cultural os abra el apetito. Así, os propongo dos planes diferentes pero ambos sugerentes: comer en el Cube -el restaurante del museo- disfrutando de unas estupendas vistas de la ciudad, o comer en Udo Snack, en donde disfrutarás de unas buenas hamburguesas. Aprovechando la coyuntura culinaria os cuento que los dos platos típicos de Stuttgart consisten en pasta. Sí, sí, lo que habéis oído: maultasche -una especie de raviolis- y spätzle -pasta con forma de «gorrioncitos»-.

Ahora, ya con las pilas cargadas tras esta parada, le toca el turno al legendario museo Mercedes-Benz, inaugurado en 2006. Tras ahondar en el mundo del motor, es un buen momento para acercarte a la Fiesta de la CervezaCansttater Volkfest-, siempre y cuando viajes a Sttutgart entre el 26 de septiembre y el 12 de octubre. Si este no es el caso, te proponemos que cojas el cercanías y llegues hasta Esslingen am Neckar, una encantadora ciudad medieval.

La guinda del pastel en este intenso día por Stuttgart la pondremos con una romántica cena. Para ello te sugerimos las siguientes opciones: Der Zauberlehrling, pequeño y encantador restaurante de cocina creativa en pleno barrio de Bohnenviertel, el bistró Brenner de cocina internacional o el restaurante del Althoff hotel am Schlossgarten, que cuenta con una estrella Michelín.

Foto | Landeshauptstadt Stuttgart

document.currentScript.parentNode.insertBefore(s, document.currentScript);