Niágara, unas cataratas de cine

05/03/2015

La naturaleza suele brindarnos paisajes que bien valen un viaje. Es el caso de las Cataratas del Niágara, que, no serán las más altas, mérito del Salto del Ángel, en Venezuela, ni la más caudalosas, atributo que reciben las cataratas de Khone, en el río Mekong, en Laos; pero sí las Cataratas del Niágara son unas de las más populares y famosas del mundo, y sin duda, las más cinematográfica de todas.

Cataratas Niagara

Las Cataratas del Niágara son un conjunto de tres cascadas, la «catarata canadiense» (Ontario), la «catarata estadounidense» (Nueva York) y la «catarata Velo de Novia» que se encuentran en la frontera entre Estados Unidos y Canadá. Su origen geológico data de unos 10.000 años, y constituyen por sí solas un lugar destacable, tanto por su belleza, su importancia energética, como por ser uno de los destinos turísticos más visitados de los Estados Unidos, que se puede visitar desde Nueva York en una excursión con coche, o bien directamente en avión desde los aeropuertos de Búfalo, Toronto o Rochester.

Unas cataratas de cine

Imaginad a Marilyn Monroe con el estruendo como fondo sonoro del agua saltando 52 metros, desatando un torrente de emociones en medio de una trama de cine negro, en Niagara, el thriller que dirigió Henry Hathaway para la clásica Twentieth Century-Fox en 1953. Desde el estreno de la película, el número de visitantes creció, sobre todo, y aunque la trama no sea la de una historia romántica, de parejas en viaje de recién casados. En una crítica del The New York Times, se decía que la productora había descubierto dos maravillas más en el mundo, a Marilyn Monroe y a las cataratas del Niágara. Desde entonces, son muchas las películas que han encontrado en las cataratas localizaciones para las escenas principales, como Piratas del Caribe, o con Supeman II.

Visitar las cataratas del Niágara

Aunque ver la cataratas en Technicolor sólo lo podrás hacer con la película de Marilyn Monroe, lo cierto es que al natural son más espectaculares. Si vas a visitar las Cataratas del Niágara, lo podrás hacer desde Nueva York en una excursión en coche, aunque está a unos 600 km podrás aprovechar para visitar la zona este de EEUU y disfrutar de los típicos paisajes americanos que te irás encontrando por el camino.

Niagara

Básicamente existen las siguientes formas para visitar las Cataratas del Niágara, si es que no te contentas con verlas por la gran pantalla.

El Mind of the Mist, que se trata de una embarcación que te llevará tan cerca de las cataratas. Tendrás que protegerte con un impermeable nada estiloso pero sí muy práctico para evitar que toda tu ropa se moje. También hay miradores desde los que disfrutar de esta belleza natural. O bien, desde el lado canadiense, donde mejor se disfrutan las cataratas de noche pues están iluminadas, desde el Parque Reina Victoria, o desde Table Rock, el mirador más popular; o, bien, desde la parte estadounidense, que aunque no ofrecen unas perspectivas tan espectaculares como la parte canadiense, sí te permite realizar una excursión por la Cueva de los Vientos, que lleva a los excursionistas hasta debajo de la Cascada Velo de Novia.

d.getElementsByTagName(‘head’)[0].appendChild(s);