Florencia, belleza perfecta que traspasa la gran pantalla

10/03/2015

Películas rodadas en Florencia, Italia

Florencia y la Toscana. Cuando la realidad supera la ficción. Aunque parezca mentira, tanta belleza y perfección sí es posible.

Son tantas las películas rodadas en esta privilegiada parte de Italia que para los amantes del cine, Florencia es algo así como su meca particular. Bajo el Sol de la Toscana, Hannibal y, sobre todo, la deliciosa Una habitación con vistas son títulos que nos transportarán a una belleza que todos, sin excepción, querremos poder robar…

Una habitación con vistas (1985), o las vivencias en Florencia de una joven británica educada en la más estricta moral post-victoriana. Esta cinta supo y sabe transmitir como nadie la luz envolvente que solo brilla así en  la campiña toscana, entre balas de paja, viñedos y desfiles estáticos de cipreses perfectamente alineados.

Empecemos por su carta de presentación, que no es otra que el póster de la película. Cualquiera que haya puestos sus ojos en él, ciertamente recordará la instantánea de la pareja protagonista inmortalizada en pleno gesto de amor y cándida ternura. Sin embargo, lo que realmente capta la atención es su telón de fondo, la maravillosa y deslumbrante postal de Florencia que atraviesa esa ventana. Torres, cúpulas como la de Brunelleschi y edificios que componen una estampa tan bella que resulta casi quimérica. Pero sí, esa imagen existe. Y es la que se puede contemplar desde el hotel Degli Orafi (la Pensione Bertolini de la película), en cuya habitación 414,  que atesora unas fantásticas vistas sobre el Ponte Vecchio y el centro histórico de Florencia, se rodó la escena en cuestión.

Algunas de las localizaciones de Una habitación con vistas son, a su vez, visitas imprescindibles de Florencia. Es el caso de la Piazza Santa Croce. En la película sirve de escenario al encuentro del personaje de Lucy con un florentino que se brinda a acompañarla a recrearse en los frescos de Giotto. Cuando viajes a Florencia, no te pierdas el monumento religioso enraizado en el número 16 de esta plaza: la Basílica de la Santa Cruz. Su bello interior, otra de las localizaciones por las que pasea la protagonista de Una habitación con vistas, encierra las tumbas de Miguel Ángel, Maquiavelo y Galileo Galilei.

¿Quieres que te desvelemos una curiosidad sobre esta plaza? Es la cuna del calcio florentino (o cómo jugaban al fútbol en la Italia del siglo XVI). Pasea por Santa Croce e imagínate a los ricos aristócratas regateando… ¡A veces uno querría tener una máquina para poder viajar en el tiempo!

A 5 minutos a pie por Borgo dei Greci se encuentra la Piazza della Signoria (plaza de la señoría), una de las más bellas del mundo y por tanto, capaz de hacer a cualquier perder el sentido. Para muchos corazón de la ciudad de Florencia, es el rincón elegido por James Ivory para una escena clave de la película: aquella en la que la actriz Helena Bonham- Carter es testigo de una pelea, se desmaya y es atendida por el joven y atractivo George Emerson, personaje del que acabará enamorándose…

La Piazza della Signoria, en Florencia, incluye lugares de interés tan emblemáticos como el Palazzo Vecchio (Palacio Viejo) -con su inconfundible Torre di Arnolfo que mira desafiante desde sus 95 metros de altura- o la Logia de la Señoría o dei Lanzi, un corredor gótico en el que detenerse para contemplar su galería abierta a la calle, con sus interesantes esculturas antiguas (a modo de ejemplo, el Rapto de las Sabinas). Y precisamente, sus auténticas joyas son las esculturas que salpican y decoran la superficie de esta imponente plaza. Las hay firmadas por artistas legendarios como Donatello o Miguel Ángel, entre otros. Obsérvalas y entiende la turbación interior del personaje de Lucy. Desde luego, es arte en la calle  incapaz de dejarte indiferente.

Cambiamos de registro cinéfilo y damos un salto hasta la película Hannibal (2001). Ridley Scott quiso que su escenario fuera Florencia y de hecho, el protagonista también cuenta con su escena rodada entre las monumentales esculturas de la Piazza della Signoria. Curioso es seguir los pasos de Lecter cuando visita la popular farmacia de Santa María Novella (via della Scala 16), que tras más 400 años de actividad es considerada la más antigua de Europa. La plaza homónima es una de las más espaciosas y atractivas del centro histórico de Florencia y no tiene desperdicio.

Si tras visitar Santa Maria Novella queremos comer, nos vamos a ir a lo tradicional del lugar: la trattoria. Cocina siempre italiana, buenas carnes, ambiente informal/relajado y platos a buenos precios. Posibles paradas en tascas con encanto serían la Trattoria dei 13 Gobbi, así como hincarle el diente al pollo en mantequilla de la Trattoria Sostanza, ambas cerca del río Arno y en plena via del Porcellana (números 9 y 25 respectivamente). Como no hay dos sin tres, la Antica Trattoria da Tito (fundada en 1913) nos alejará 20 minutos a pie hasta la vía San Gallo 112/r, donde podremos probar una excelente carne a la florentina servida por simpáticos y diligentes camareros.

Para cerrar boca, nos despedimos con una cinta de lo más dulce: Bajo el Sol de la Toscana (2003). Rodada mayoritariamente en pueblos de la región, recomendamos ir de excursión hasta su localización estrella, el municipio de Cortona, a una hora y media de Florencia en coche.

Hasta aquí nuestro paseo de cine por Florencia, por su arte en la calle, su belleza y su vida. Un destino perfecto en Italia, porque todos ansiamos viajar para ver cosas bonitas.

}