Catania, el lado creativo de Sicilia

28/04/2015

Qué ver en Catania

¡Necesito vacaciones!

Una exclamación breve pero rotunda, infinitamente culpable de poner en marcha la maquinaria que convierte los viajes soñados en realidades.

  1. Pongamos que sientes esa necesidad.
  2. Pongamos que ansías escapar de la rutina y sentirte muy lejos de todo.
  3. Pongamos que deseas volar a un destino cercano y que a la vez suene muy exótico.
  4. Pongamos que hablas de Catania y que aun no lo sabes.

Sí, ¡Catania! Iberia te lleva a la costa este de Sicilia, con destino a su segunda ciudad en tamaño (tú solo tienes que sentarte y dejarte mimar). A la eterna sombra del monte más rebelde de Europa, el Etna, el volcán activo más grande del viejo continente se ha encargado de forjar su carácter luchador. Catania es una superviviente, capaz de renacer de entre las cenizas hasta en siete ocasiones, un ejemplo de valentía y tesón. Así que ya sabes: siempre hay tiempo para la bella Italia, y más aun para rincones auténticos como Catania, con su patrimonio romano que antes fue griego y que te espera para de nuevo cobrar vida. Una capital de provincia que acumula palacios e iglesias barrocas o históricas, tantas que la lista se torna interminable… ¿Qué quieres cultura? Catania te la da. Y también te dará una buena dosis de descanso, en playas unas veces de arena y otras de roca, pues las hay para todos los gustos.

Volvamos al turismo creativo, que es lo que hoy nos ocupa. Teniendo en cuenta cuáles son los gustos y preferencias de los viajeros con sed de diseño y creatividad, la pregunta es si Catania puede darnos lo que necesitamos para ser felices. ¿Hay museos? ¿Hay galerías de arte? ¿Hay cafés con exposiciones? La respuesta es sí. Y para muestra, un interesante botón: el MacS. Así se llama el museo de arte contemporáneo de Sicilia. De las muchas cosas que puedes hacer en Catania, esta es una propuesta a considerar. Te advertimos de lo compacto de sus dimensiones, pero creemos que los espacios de arte hay que verlos para poder opinar y además, ofrece una entrada combinada con la de la iglesia de San Benedetto (¡imprescindible!), así que no olvides que, por el precio de uno, cuentas con vía libre para dos espacios culturales.

Luego está la música. Otro anzuelo que picamos sin remedio los amantes de la cultura. Te gustará saber que en Catania cuentan con un reclamo irresistible, que no es otro que el Teatro Massimo Bellini, un templo de la ópera (vía Giuseppe Perrotta, 12). Así que viste tus ropas más elegantes y dirige tus pasos al centro de la ciudad. Te garantizamos que  disfrutarás de lo lindo en cualquiera de las veladas inolvidables que discurren tras la imponente fachada de esta joya arquitectónica del barroco. Porque los viajes son la suma de pequeñas pero intensas experiencias inolvidables, de esas que despiertan los sentidos del lánguido letargo provocado por la rutina.

Museos… música. ¿Y qué pasa con los placeres del paladar? A la pregunta “¿se come bien en Catania?”, la respuesta es también rotunda y categórica. Sí, se come de maravilla, como sucede en realidad en toda Italia. Pasta alla Norma y granita… así se denominan dos de los platos típicos de Catania, ciudad famosa por su gastronomía de (re)chuparse los dedos. El primero, un ejemplo de que la pasta puede ser exquisitamente elegante, debe su nombre al gran Vincenzo Bellini y es en honor a su opera prima, Norma. La granita, tan tradicional en Catania, es un postre ligero e ideal. Recuerda al sorbete, pero con una textura extremadamente fina que te cautivará. Déjate deslumbrar por tan deliciosa bebida en bares y cafeterías como el Alecci (vía Antonio Gramsci, 62) o en la pastelería Pistorio (piazza Ariosto, 19).

Nos hemos ido de turismo creativo a Catania y esto no ha hecho más que empezar. ¿La acabamos de descubrir juntos?

Foto: Dom Fellowes

}