Catania no es un postre

04/06/2015

Centro histórico de Catania

En realidad, este viaje comenzó cerca de Barcelona, en Vilafranca del Penedés, ciudad de vino y de un postre popular conocido como catània, un dulce que se realiza recubriendo almendras con una capa de chocolate y que es tan delicioso que cuando comienzas a comerlas no puedes parar. Siempre pensé que el nombre del postre procedía de la ciudad de Sicilia. Sabía que su creador procedía de familia italiana, los Catani. Nunca puse en duda el origen italiano del nombre con el que Joan Trens bautizó sus almendras recubiertas con polvo de cacao. No fue hasta que viajé a Catania que descubrí mi dulce error.

La ciudad de Catania

Catania es la segunda ciudad más grande de Sicilia. Su fundación se remonta a colonos griegos que no pensaron que tener un volcán cerca fuera un gran contratiempo. Así pues, la ciudad fue fundada con el Etna de fondo. Resultado: la ciudad de Catania ha sido destruída desde entonces por hasta siete erupciones volcánicas y terremotos, aunque ha sido rehabilitada otras tantas veces. Se puede decir que la ciudad se mantiene por “huevos” y permítaseme el giro vulgar, pero consecuente. El símbolo de la ciudad es la Fontana dell’Elefante, un elefante coronado por un obelisco y tallado en piedra volcánica, como no podía ser de otro modo. Dicho elefante fue obra Giovanni Battista Vaccarini y lo concibió originalmente asexuado. Algo que los hombres de Catania consideraron una falta de respeto. Vaccarini se vio obligado a añadir  unos testículos enormes a la estatua con el fin de calmar la alarma social.

Hoy Catania es una ciudad de la que disfrutar de un Centro Histórico que está declarado como Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Precisamente enfrente de la estatua del elefante encontramos el Duomo de Catania, bellísimo ejemplo del barroco siciliano. Y, alrededor, los igualmente bellos Palacio de la Universidad y el Ayuntamiento. De la época romana, imprescindible acudir al Teatro Romano de Catania, en el centro de la ciudad. Además, desde sus gradas, hay una panorámica estupenda de la ciudad destacando las dos torres de la Iglesia de San Francesco. Siguiendo por la vía Etnea, la calle principal del centro histórico de Catania, convertida en un gran boulevard, encontraremos el Parque Bellini, desde el que se pueden disfrutar de hermosas vistas sobre la ciudad y el Monte Etna, saboreando un helado comprado anteriormente en alguna de las numerosas heladerías que podemos encontrar en la vía.

A la hora de la comida, una buena opción para comer pescado fresco y disfrutar del espectáculo de un verdadero mercado siciliano es obligado acudir a Piscaria Mercato del Pesce. Cerca y en los alrededores del mercado hay una gran variedad de restaurantes a los que acudir. Sin duda, Catania es conocida por su gastronomía, y el pescado y la pasta son protagonistas de la cocina siciliana. Pero, recuerda, cuando acudas a Catania no se te ocurra nunca pedir catànies de postre. Pide mejor una granita o Cannoli con Cioccolato, un tubo de pasta relleno de crema, chocolate y azúcar. Las almendras recubiertas de chocolate, mejor déjalas para cuando acudas a Barcelona.

(Fotografía de Guido Bramante)

d.getElementsByTagName(‘head’)[0].appendChild(s);