Jaque Mate por Magnus Carlsen

13/07/2015

Magnus Carlsen Billboard Stockholm

Hay vidas apasionantes. Y vidas menos apasionantes. Hay mentes brillantes. Y mentes menos brillantes. Hay historias interesantes. E historias menos interesantes. La vida, la mente, la historia que hoy nos ocupa es sin lugar a dudas el cúmulo de estos tres adjetivos: apasionante, brillante e interesante. Estamos hablando de un peso pesado en el mundo de los alfiles, caballos y peones. Así que, si el ajedrez te gusta, no dejes de seguir leyendo…

Magnus Carlsen es un avispado jovenzuelo -24 años- que ya resuena como una eminencia en el universo de los ajedrecistas. Natural de la sureña ciudad noruega de Tonsberg, ya con cinco años apuntaba maneras: era capaz de recitar de memoria los países y capitales de todo el mundo junto a sus banderas, superficies y número de habitantes. Evidente muestra de que no pasaría desapercibido en esta vida. Con ocho años ganó su primer torneo de ajedrez. A partir de ahí todo fue un parar ascendente. Empezó a entrenar con el mejor jugador de Noruega de la época –Simen Agdestein– y a coleccionar victorias frente a grandes jugadores. Se rumorea que poco después el gran Kasparov lo empezó a entrenar en secreto. Y así llegaron sus tiempos más gloriosos: entre otros muchos méritos, ha sido el jugador más joven en superar los 2800 puntos Elo. De esta manera se rompió la supremacía de la escuela soviética de ajedrez.

Y es que la Europa más occidental pisa fuerte en estas cuestiones estratégicas. Hace algún tiempo lo comentábamos con el post dedicado a la húngara Judit Polgár. Es evidente que personalidades de este calibre pueden llegar a hacer mucho por un país. En Noruega se está viviendo un auténtico boom por el ajedrez. Desde niños, los noruegos muestran curiosidad por este juego y él que más y él que menos acaba por familiarizarse con el asunto. Este interés nacional, unido a las nuevas tecnologías, está propiciando que incluso las televisiones del país dediquen minutos de su tiempo a la retransmisión de partidas de ajedrez en directo. Esto, supone muchas cosas. Entre algunas otras, supone una fuerte apuesta por un juego la mar de didáctico, que, sólo puede traer consecuencias positivas a la idiosincrasia de un país. En este caso, le ha tocado esta lotería a Noruega. ¿Será contagioso? 🙂 ¡Ojalá!

Foto | A.Currell

d.getElementsByTagName(‘head’)[0].appendChild(s);