Cines de película

02/11/2015

París 2008

Hoy nos vamos al cine. Eso sí, no a cualquier cine. Volamos hasta uno de los rincones más chic y elegantes del planeta. Oh la la, en París aterrizamos. Una vez aquí recorremos su oferta en cuanto a salas se refiere. Y alucinamos. ¿Por qué? Pues porque es una de las pocas ciudades en las que las salas de toda la vida siguen triunfando. La globalización del séptimo arte con sus multicines modernos y esplendorosos suele acabar hasta con las salas más inusitadas y tradicionales. No en París. Hasta en esto logra mantener su esencia cien por cien parisina y nos permite ahora recomendaros las mejores salas -tanto modernas como tradicionales-. Veamos:

Le Grand Rex. Aires grandiosos y americanos para el edificio que alberga este cine que data de 1932. En cuanto entras sientes ese esplendor del séptimo arte de antaño. Incluso creerás estar en otra época. Alucinarás además con su espectacular iluminación y con su sala de conciertos, apta para más de 2500 personas.

La Pagode. Realmente insólito. El hecho de que el edificio de este cine sea una pagoda asiática lo hace único en el mundo. ¿Quién diría qué existe una pagoda en París y que encima sus fines no son religiosos? Pues voilà! Aquí está esa pagoda, en pleno distrito 7 y con una oferta de cine de arte y ensayo ejemplar.

La Géode. En el distrito XIX hallamos esta obra de arte. En pleno Parque de la Villette atisbamos este esférico y llamativo edificio que se encarga de proyectar películas con el famoso y actualísimo sistema Imax. Su pantalla hemisférica de 1.000 m2 hace que el espectador viva las películas hasta un límite insospechado.

Le Louxor. Llegamos al número 170 del Boulevard de Magenta. Y aquí nos topamos con un templo faraónico que honra a su nombre y que nos diría que en vez de en París, estamos en Egipto. Aunque estuvo cerrado mucho tiempo y fue reabierto hace dos años, sigue siendo uno de los cines más míticos de la ciudad.

La Cinémathèque Française. Bienvenidos a la filmoteca parisina por excelencia. Con unas 40.000 películas en su haber, presume de tener uno de los mejores archivos del país. Como cualquier filmoteca, cuenta además con biblioteca, museo y restaurante. ¡Ah! Y el edificio en el que se resguarda fue obra del mismísimo Frank Gehry allá por 1993.

Foto | Christian Ramiro González Verón

} else {