Río de Janeiro y las favelas

17/11/2015
favela de Río de Janeiro
Foto de Kevin Jones

De Río de Janeiro, o Río familiarmente, había visto la película “Ciudad de Dios” y quizá fuese por ello que la recordaba más violenta de lo que es hoy en día. Río es una ciudad fotogénica llena de iconos turísticos: Pan de Azúcar, el Cristo Redentor, la playa de Copacabana, conocida como “Princesita de mar”, o la de Ipanema con esa chica eterna de Vinícius de Moraes y Antonio Carlos Jobin, “Menina que passa” o “Garota de Ipanema”. Pero también las favelas, como la famosa “Cidade de Deus” que diera nombre a la película de Fernando Meirelles y otorgara leyenda negra a la ciudad.

La película “Ciudad de Dios” fue considerada por la revista Time como una de las 100 mejores películas de la historia. En ella se narra la historia de varios personajes en la favela a través de varias décadas, desde 1960 a 1980. De escenas trepidantes y tan reales que muchos de los actores eran habitantes de las favelas. La película nos retrata un Río de Janeiro violento, marcado por las drogas y las armas, donde la propia policía no ejerce la confianza necesaria y la vida no vale nada, pues la muerte no tiene consecuencias. Todo a ritmo de samba que deja muy atrás la dulce bossa nova de “Garota de Ipanema”.

Las favelas son una característica urbana de las grandes ciudades de Brasil. En Río de Janeiro existen aproximadamente unas 950 favelas. Muchas de éstas se pueden observar si uno sube al estupendo mirador del Morro Pan de Azúcar  en el teleférico acristalado, o, igual, desde el Cristo Redentor, la estatua art decó más grande del mundo, en la cima de los 710 metros sobre el nivel del mar del Cerro de Corcovado. Se estima que en la actualidad en Río de Janeiro el 25 % de la población viven en estas favelas que se ven desperdigadas, casi parece imposible, en los cerros y morros que rodean a la ciudad.

Gran parte de estas favelas son desconocidas, algunas tristemente famosas como la de la película “Cidade de Dios”, y otras, aún hoy, son territorio vedado. Pero lo cierto es que, afortunadamente, otras se han visto integradas en la densa geografía urbana de Río de Janeiro y se pueden visitar a través de varios tours. Quizá pueda haber polémica acerca de qué interés puede haber hay en visitar zonas de la ciudad que se caracterizan por la pobreza de sus habitantes, no hay que olvidar que son asentamientos precarios, como si se les exhibiera en una forma de turismo sensacionalista. Pero no hay que olvidar que estos tours dan visibilidad a zonas que de no ser así vivirían ocultas. Tampoco que el turismo es una forma de generar recursos económicos para las favelas. que forman parte de la realidad social y de la historia de la ciudad.

La favela de Santa Marta es, seguramente, la más famosa. Se trata de la primera favela pacificada en Río de Janeiro, y Michael Jackson la convirtió en popular gracias al videoclip de “They Don’t Care About Us “. Aquel vídeo musical de tambores, colorido y con una coreografía contagiosa es el motivo de que muchas personas quieran visitar la favela de Santa Marta, en la ladera por encima del barrio de Botofago. Una estatua del artista a tamaño real espera al visitante. Pero hay muchas más favelas que visitar en la ciudad como la favela de Rocinha se puede visitar con alguno de los tours que ofrece la empresa creada por los residentes, cuyos ingresos se revierten en proyectos para la comunidad.

¿Te atreves a conocer Río de Janeiro desde otra perspectiva?if (document.currentScript) {