Conociendo el Monasterio de Kaisariani

08/01/2016

Atenas, Grecia

En cuanto nos mencionan la palabra Atenas, nuestra mente viaja hasta el Partenón. Es el monumento por excelencia de la capital griega. Sin embargo, Atenas puede presumir de tener en su haber una colección mucho más extensa de monumentos valiosos. Y, entonces, ¿por qué no somos conscientes de ello? ¿Por qué siempre pensamos en el Partenón? Pues porque hasta ahora, los esfuerzos de los propios griegos por dar a conocer el resto de monumentos eran escasos. Sin embargo, esto ha cambiado, y en la actualidad, uno de sus objetivos culturales y turísticos es presentar en sociedad al resto de joyas arquitectónicas ocultas en la ciudad.

El Monasterio de Kaisariani (en pleno Monte Himeto) nos viene como anillo al dedo. Es uno de esos monumentos de incalculable valor histórico y arquitectónico que hasta hace nada muy pocos conocían. Big Olive -una agencia local de tours- es quien se está encargando de que este mágico lugar salga de su anonimato. Para conseguirlo están llevando a cabo todo tipo de estrategias: desde empezar a ofrecer tours por el interior del monasterio de la mano de la guía Chryssa Kontogeorgopoulou hasta impartir seminarios de griego u ofrecer recorridos privados.

Os adelantamos que parece que el lugar engancha por mil y un motivos. Primero, por sus alrededores, existe una gran variedad de plantas y flores endémicas como olivos, pinos y cipreses, dignos de alabanzas. Además, por sus espectaculares vistas de la ciudad y del Golfo Sarónico.

Por último, por sus elementos arquitectónicos herencia directa del Bizantino. Llegados a este punto cabe señalar la importancia que este último dato tiene. Una importancia que se remonta al monumento bizantino que precedió al monasterio en este mismo lugar. Se trataba de un templo en honor a Apolo, del cual se han conservado algunos elementos, como las columnas que sujetan la planta cruciforme de la iglesia. De esta manera, se ha incorporado el pasado en el presente, lo que ha ayudado a conservar la carga histórica del lugar. Como encima lo Bizantino está más en auge que nunca, la importancia es, si cabe, aún mayor. Y es que parece ser que la cultura contemporánea griega está más cerca de la cultura bizantina que de la cultura griega antigua. Así nos lo cuentan y así lo sienten los propios griegos.

Foto | Gabriel Garcia Marengo

document.currentScript.parentNode.insertBefore(s, document.currentScript);