La BSO zuriquesa

27/02/2017

cos'è il jazz [ archivio ]

Hoy os traemos música para vuestros oídos de la mano de una escapada alpina. Hasta Suiza volamos. Zúrich en concreto nos espera con su banda sonora original. Una BSO que data ya de cuando la Segunda Guerra Mundial daba coletazos. Una BSO en la que el jazz es el rey absoluto. Parece que aquí no hay sitio para nadie más…

¿Y por qué? Como decíamos, debemos remontarnos a la época de la Segunda Guerra Mundial. Los militares estadounidenses preferían aprovechar sus permisos en zonas neutrales. Así que Suiza era una opción estupenda. Durante el transcurso de todos esos permisos y sin ser verdaderamente conscientes de ello fueron introduciendo la música jazz en la cultura suiza. Dicha introducción musical debió gustar, pues el jazz allí se quedó para siempre -al menos hasta la fecha-, e incluso se convirtió en una seña de identidad de todo el país. Y a decir verdad el asunto sorprende: es curioso que el género musical de los sin sabores y de las realidades más duras de la vida sea la BSO de un país prolífico, estable y rico. Cosas de la vida.

El jazz no es un género musical cualquiera. Ni gusta a cualquiera ni cualquiera sabe entenderlo o apreciarlo. En Zúrich se aprecia, se entiende y gusta. Además es una buena cuna de artistas del jazz. La Escuela de Jazz de Zúrich, creada allá por 1977, puede tener mucho que ver. Incluida dentro de la Facultad de Música, Baile y Arte Dramático de la Universidad de Zúrich, se podría decir que es mucho más que una simple Escuela. Promueve «actividades extraescolares» como actuaciones musicales los fines de semana. Actuaciones que corren por cuenta tanto de alumnos, como de profesores y músicos visitantes puntuales.

Más ejemplos contantes y sonantes de que esta BSO de Zúrich es de Oscar:

Foto | Valentina Cinelli