Espectacular hanami

27/03/2017

Hanami #2 (C.A.F.E. version)

Estemos en el lugar del mundo que estemos, la llegada de la primavera implica un sinfín de cosas. En Japón, el hanami sea quizás quien encabeza la lista de estas cosas. ¿De qué hablamos? Pues hablamos del arte de contemplar los cerezos en flor. Sin más. Simplemente eso: observar por un lado, flores por otro lado. La sencillez del asunto no exime que para los japoneses esto sea una ceremonia en sí, un ritual en toda regla.

La primavera en Japón -y con ella, el hanami- arranca en las sureñas islas Ryūkyū los primeros días de marzo y muere en la norteña Hokkaidō los últimos días de abril. Para que todo el mundo esté al tanto del proceso de floración exacto de la flor de cerezo, una página japonesa es la encargada de ir publicando el pronóstico para dicho florecimiento. Es una manera de ayudar a que todos los japoneses organicen el momento y el lugar en el que observaran este acontecimiento natural. Por cierto, ¿sabíais qué hay más de 100 variedades de cerezos y qué la cantidad de pétalos de las flores de estos cerezos oscila entre 5 y 300 pétalos? ¡Alucinante! ¿Verdad?

Los parques suelen ser un lugar muy socorrido para el hanami. Al igual que los templos. Con el ocaso ambos lugares suelen atiborrarse de personas deseosas de disfrutar de ese momento de conexión rotunda con la naturaleza. Muchos lo hacen cámara en mano para inmortalizar el momento. Otros lo hacen además con manta y picnic incluidos. Y aquí debemos puntualizar que incluso para este mencionado picnic hay unas preferencias de rigor que la mayoría comparte. De beber, el sake se lleva la palma. Y de comer, el bento. ¿Entendéis ahora por qué decíamos al comienzo del post que se trataba de un ritual en toda regla? 😉

Sin duda alguna, visitar Japón en esta época del año y ver en vivo y en directo el hanami y todo lo que gira en torno a él debe ser tan curioso como maravilloso. ¿Nos escapamos?

Foto | C.K. Tse