Louis Faurer en retrospectiva

08/06/2017

Câmara

Hoy volamos hasta Granada, y lo hacemos para cultivar nuestra alma. Una bonita manera de hablar, pero realmente acertada cuando hablamos de arte, sea la modalidad que sea. Y es que desde el pasado mes de abril, y hasta el próximo 25 de junio, la majestuosa capital nazarí nos invita a disfrutar de una retrospectiva fotográfica bien interesante. Louis Faurer (Filadelfia 1916- Nueva York 2001) es el culpable. Y el Centro José Guerrero es quien lo delata. De entrada gratuita y abierta todos los días menos el lunes, esta exposición recopilatoria de la obra de este pionero de la fotografía urbana, merece la pena.

Si te gusta la fotografía, sería grave que no te sonara el nombre de Louis Faurer. Catalogado como uno de los grandes fotógrafos del siglo XX, dedicó buena parte de su carrera -sobre todo en los últimos años- a captar instantáneas de la calle norteamericana de la posguerra con un aire intimista y poético ciertamente pasmoso. Su mayor fuente de inspiración fue, sin duda, la ciudad que lo despediría los últimos días de su vida: Nueva York. Pero no una Nueva York atemporal y dispersa, sino la Nueva York de los años 40 y 50, localizada principalmente en dos focos urbanos de renombre, Times Square y Union Square. Allí buscaba protagonistas que tuviesen algo que contar y que estuviesen agradecidos con la vida. No quería protagonistas sin una historia de peso detrás, y, mucho menos, personas que hubiesen perdido la esperanza. Esta cercanía e intimidad puede resultar a veces violenta y terrible, cargada de excesos poco amables. Y esto es lo que le podría haber sucedido a la obra de Louis, de no ser, porque su habilidad e inteligencia artísticas iban más allá. Era capaz de contrarrestar tanta autenticidad con gestos tan sutiles como que su propio reflejo figurase en las instantáneas que capturaba.

El gran artista consiguió, junto a muchos otros nombres (como por ejemplo Richard Avedon o Diane Arbus), revolucionar las pautas clásicas de la fotografía documental. Marcaron un antes y un después en el campo. Y hoy el mundo de la fotografía se vanagloria gracias a ellos. Y Granada se vanagloria gracias a esta interesante alternativa de ocio… ¿Alguien se apunta? 😉

Foto | Hugo Gamelas