Frisia, la otra Holanda

20/09/2017

Holanda Frisia Dani Keral Un Viaje Creativo

Hay nombres que tienen el carácter épico ya desde la primera letra. Si digo Frisia, es probable que alguien piense en alguna localización sacada de El Señor de los Anillos o de Juego de Tronos. Pero no, Frisia es real, es ese lugar de Europa que muy poca gente conoce, pese a que pertenece a un país que tiene una de las ciudades más visitadas del mundo. Estoy hablando de Holanda.

Frisia comparte las mismas características que otras zonas del resto del país: praderas verdes, clima húmedo, pequeñas ciudades de calles empedradas y múltiples canales… Lo que hace especial a Frisia es que está prácticamente vacía de turismo. Al menos de turismo extranjero ya que este es uno de los lugares a los que los holandeses acuden durante el período vacacional.

Situada al norte del país, Frisia está salpicada de lagos y lagunas, donde los lugareños disfrutan de actividades acuáticas en los meses  más calurosos del año. Leeuwarden es la ciudad más importante de la región, seguida por Heerenveen y Drachten, aunque lo mejor de esta zona se esconde en las ciudades menores como Sneek,  y en sus pueblos, como los interiores y diminutos  Sloten y Balk o los costeros Hindeloopen y Stavoren.

En el país todos lo dicen: «si quieres disfrutar de la auténtica Holanda, vete a Friesland (el nombre en holandés de Frisia)». Eso es, al menos, lo que me aconsejó una persona que conocí en la abarrotada Rotterdam. Y eso es lo que hice.

Frisia Holanda Dani Keral Un Viaje Creativo

En un país como Holanda, en el que las distancias son bastante reducidas y viajar entre ciudades se tarda relativamente poco, llegar a Frisia es lo más parecido a una aventura. Desde Amsterdam hay tres rutas posibles: por carretera, a través de un largo viaducto al norte del mar interior Ijselmeer; en tren, al  sur de dicho mar; o en tren y ferry, atravesando Ijselmeer entre Enkhuizen y Stavoren.

Una vez allí, mi consejo es el que valdría para toda Holanda: alquilar una bici, dejar el equipaje en el alojamiento y hacer rutas de todo el día. Al sur de Sneek es donde se concentran la mayoría de lagos, que son el principal atractivo de la región. Los pueblos repartidos por este territorio, situados junto a ríos y lagunas hacen del paisaje un constante motivo fotográfico.

Otro de los lugares más atractivos de la región es la zona de Waddenneilanden, un tramo del mar del Norte delimitado por la costa de Holanda y el conjunto de islas alargadas que discurren paralelas al borde litoral. Lo interesante de esta zona es que, durante la bajamar, es posible recorrer el espacio comprendido entre continente e isla en trineo a través del barro. Quien crea que en Europa no se pueden hacer cosas peculiares es porque no ha viajado lo suficiente.

Frisia es el lugar que aconsejaría a aquellos viajeros con ganas de descubrir territorios aún no explotados por el turismo masivo, o al menos de momento, porque, hoy día, nunca se sabe cuándo un destino comenzará a ponerse de moda.

Imágenes | ©Dani Keral