Shirakawago, Japón de cine

14/11/2017

Japón, destino de cineJapón es un país de cine, tan fácil de recorrer como difícil de olvidar. Sus ciudades, pueblos y aldeas constituyen la quintaesencia de la exquisitez; sus gentes, a su vez, ejemplifican la más pura esencia de la amabilidad. Todos estos elementos consiguen que un viaje por Japón sea una experiencia inolvidable. ¿Repasamos juntos el guión de esta aventura de película?

Lugares de cine en Japón

Aunque podríamos hablaros de las muchas películas famosas rodadas en Japón, en realidad ése es un pecado que ya hemos cometido; además, pensamos que el movimiento se demuestra andando, y por eso preferimos retratar a trazos inconexos dos de los lugares que son carne de cine y que estampan el país. Así, el celuloide en potencia pasa a ser el hilo conductor de estas humildes recomendaciones, todo gracias a que el séptimo de los artes es capaz de darle sentido a todo, incluido un gran viaje.  

Shirakawago es el nombre del primero de esos lugares de cine.

Se apagan las luces, la pantalla se ilumina. En la escena se observa un paisaje desbordante, el sol brilla y la naturaleza es pura. El verde, que te quiero verde, lo cubre todo y las montañas se esmeran en abrazar un valle salpicado de pintorescas e imponentes casas de madera, que parecen haber sido puestas ahí de una en una, colocadas a mano, con sumo detalle. Sus tejados de forma triangular conviven con los interminables campos de arroz.

El vergel en cuestión se llama Shirakawago, una aldea de ensueño susceptible de poder aparecer en fotogramas y fotogramas de infinitas películas. Junto a su pueblo vecino, Gokayama, forman parte de la lista de lugares Patrimonio Mundial de la Humanidad, ahí es nada.

Los planes que pueden cumplirse en un destino como Shirakawago son muchos y variados, desde recorrer su museo al aire libre hasta acercarse al observatorio del Castillo de Ogimachi, cuya vista sobre el pueblo es simplemente sublime. Al final del día, reposaremos nuestras cabezas en una de las tantas granjas estilo “gassho-zukuri”, que operan como “minshuku” o alojamientos tradicionales y que delicadamente regentan familias japonesas. Sin duda, se trata de una experiencia íntima e inolvidable.

Shirakawago y Gokayama bien merecen una visita. La manera más rápida de llegar desde Tokio a la primera de estas aldeas es con el “Hokuriku Shinkansen” y con un bus vía Toyama: tomaremos el Hokuriku Shinkansen desde Tokio hasta Toyama (130-170 minutos) y realizaremos el cambio al bus a Shirakawago (1 hora y media de trayecto).

¿Cuándo visitar Shirakawago? La respuesta no es elemental, ya que una aldea tan camaleónica luce bien en todas las épocas del año. Los árboles la tiñen de escarlata en otoño y la nieve, abundante en invierno, crea una atmósfera mágica de casas iluminadas.

Toei, un pueblo de cine

Nuestra próxima parada en la ruta de cine por Japón es Kioto.

Vuelos Iberia Tokio

Al noroeste de esta importante ciudad se extiende un barrio que, siglos ha, fue el elegido de muchos aristócratas. En él se construyeron varios grandes templos, siendo los más famosos el Kinkakuji, recubierto por completo de hojas de oro, y el Ryoanji, notorio por su jardín zen.

Al oeste de estos dos templos se encuentra el pueblo de cine de la conocida compañía de producción Toei, un lugar icónico de las “jidai geki” o películas de sables (cuenta la leyenda que fueron estas las que inspiraron los “jedi” de La guerra de las galaxias). Allí, podremos visitar un gran plató de cine al aire libre, que durante el rodaje de películas de época se llena de actores ataviados con trajes típicos (en el 10 de Higashi Hachioka-cho, Uzumasa, a cinco minutos a pie desde la estación de Uzumasa, en la línea Arashiyama).

Que la fuerza nos acompañe en este viaje de cine por Japón. Volemos a Tokio con Iberia y descubramos los mejores escenarios de un destino tan, tan especial.

Fotos: bryan… y Carlosgg1961