Israel creativo a todas horas

05/12/2017

Tel Aviv, ciudad creativa

Más allá de una ciudad tan cosmopolita y sorprendentemente viva como Tel Aviv, existen otros rincones capaces de provocar otras tantas múltiples sensaciones. Lugares como Haifa o Safed, al norte del país, serán nuestro destino, y juntos removeremos las emociones de un viaje creativo por Israel. Palabra de Iberia.

Nos quedan unos cuantos kilómetros por delante. En nuestro road trip particular haremos esta ruta por el norte del país, para lo que recomendamos la siempre práctica opción de volar y alquilar un coche. Nos dirigiremos a Haifa con la intención de esa noche, sí o sí, acabar durmiendo en una ciudad tan mística y estimulante como Safed, famosa por su estilo de vida saludable.

Por la mañana: Haifa

Amanecemos en Tel Aviv. Las vistas sobre Gordon Beach a través de los ventanales son de escándalo. Nuestro hotel se encuentra en primera línea de playa, de manera que abrir los ojos, salir al balcón y disfrutar de algo así es uno de los regalos de un viaje creativo por Israel.

Es momento de recoger nuestro coche de alquiler con GPS (imprescindible en este país). Emocionados y con muchas ganas arrancamos el vehículo dirección Haifa, aunque en ruta nos iremos tropezando con unos cuantos pueblos de costa de lo más interesantes. Como muestra, un botón: nos desviamos para echar un vistazo a Cesarea, esa importante ciudad portuaria construida por Herodes en el año 20 A.C. y que llegó a convertirse en la capital de la provincia romana de Judea.

Continuamos por la Autopista 2 dirección norte, mientras atravesamos kilómetros de plantaciones de lo que creemos son plátanos. La costa a nuestro paso, virgen, es tan bella… El mar luce un color turquesa magnético. Ya queda menos para arribar a Haifa.

La mayor ciudad del norte de Israel goza de muchos atractivos, aunque su fama se debe sobre todo a la fe Bahai, de la que es centro, y a sus cuidados jardines. Aparcamos junto al templo del culto Bahai, de entrada gratuita. Tras cruzar el sencillo control de seguridad, lo que encontramos son unos jardines maravillosos que desembocan en un templo con una bella cúpula dorada; ahí averiguamos que se trata del mausoleo erigido en honor del fundador de esta fe, un lugar sagrado. Desde uno de los rincones del jardín, pulcramente mantenido, las vistas sobre la bahía son de foto (abajo).

Ruta en coche por IsraelVisto el templo, aún nos quedan los conocidos jardines. Para llegar hasta ellos hay que montarse de nuevo en el coche y dar un par de vueltas por las cuestas de la zona. Por fin nos topamos con un tumulto de gente que indica el lugar desde donde tendremos una vista casi cenital de los jardines. Ante nuestro ojos se extiende una cascada perfecta de flores que llega hasta el mar. Realmente, la fama que les precede es merecida.

Por la tarde: San Juan de Acre o Akko

Es hora de comer cuando llegamos por fin a nuestra siguiente parada: San Juan de Acre o Akko. Hemos leído tantas cosas interesantes sobre ese antiguo puerto canaanita y fenicio, capital del Reino de los Cruzados, que estamos deseando visitarla.

Aparcamos sin dificultad en el puerto, junto a una de las entradas a los túneles templarios, desde donde arrancamos la visita a Akko. En la taquilla adquirimos la entrada combinada, tras lo que nos adentramos en la oscuridad y humedad de los túneles, que nos conducen rápidamente hasta el mercado.

Se respira tranquilidad, todo es bonito y fotogénico. Callejeando y por azar desembocamos en una placita y nos detenemos en un pequeño café de ambiente local a engullir un falafel.

Continuamos nuestra visita a la ciudadela de los cruzados, cuyo acceso está incluido en el ticket que hemos comprado en los túneles templarios. El recinto es enorme y pasamos cerca de una hora recorriéndolo. La audio guía, también incluida en la entrada, es de gran ayuda, y disfrutamos enormemente de la actividad.

Al salir decidimos con pena –ya que Akko nos está encantando- emprender el camino de vuelta hacia el coche. Disfrutamos tanto de estos últimos instantes callejeando por sus intrincadas vías peatonales, muy tranquilas a esas horas… Akko es una ciudad con alma, de rincones bonitos y en la que se respira a mar.

Ojalá esto sea un hasta pronto.

Por la noche: Safed

Nos pueden las ganas locas de comprobar qué se esconde tras la etiqueta de centro del misticismo judío y de la Cábala. Llegamos a Safed de noche. Ha sido un día de viaje largo, intenso y feliz. Lo primero que percibimos al adentrarnos en la ciudad es que se respira un aire fresco, limpio y calmado.

Nos instalamos en el hotel y el hambre llama a nuestra puerta. Nos acercamos al HaAri 8, uno de esos restaurantes de atmósfera familiar, sencillo y sin grandes pretensiones. Un simple plato de pollo me sabe a gloria, afirmaría que es de los mejores que he probado en mi vida, si no el mejor. Pienso en esa carne tierna y jugosa y se me hace la boca agua…

Regresamos al hotel. Nos espera la promesa de despertar, abrir las cortinas y que las vistas sobre Galilea y las verdes montañas nos deslumbren. Ha sido otro día maravilloso en Israel.

Fotos | Marita Acosta