Rennes y Reims: ¿sidra o champán?

05/04/2018

Hoy nos vamos de mini ruta por el país más chic del mundo, ese que destila olor a crêpes suzette y a perfumes de ensueño; y, también, a dos de las bebidas con más fama del planeta: la sidra y el champán. Haremos recorrido turístico y gastronómico, un dos en uno en toda regla. ¡Acompáñanos!

Arrancamos con la ruta turística:

Rennes es la capital de la región de Bretaña, una ciudad rica en historia –voilà sus Puertas Mordelesas-, cultura -su Museo de Bellas Artes, un must-, y arquitectura -imposible no reconocer su gran catedral-. Fresca y llena de vida, y con gran ambiente cualquier día de la semana, el mercado matutino de los sábados que se organiza en Les Lices en un símbolo capitalino. Y… con numerosos espacios verdes, como el Parc du Thabor: atento, porque está considerado uno de los más llamativos de toda Francia.

Reims, por su parte, pertenece a la región de Champaña-Ardenas. Con numerosos conflictos bélicos a sus espaldas, ha sabido resurgir una y otra vez para convertirse en un destino encantador y con mucho que ofrecer: destacan su apasionante historia -¿sabías qué, por ejemplo, aquí se han coronado 25 reyes de Francia?- y su espectacular catedral, con vidrieras de Marc Chagall; y, además, cada verano ofrece un espectáculo de luz y sonido al que asisten visitantes de todo el país. Sus calles, agradables y muy animadas, también saben estar a la altura de tanta cultura junta.

Y, como lo prometido es deuda, nos metemos de lleno en el apartado gastronómico:

¿Una fruta que defina a Rennes? La manzana. ¿Otra que defina a Reims? La uva. Frutas de las que, gracias a siglos de tradición, obtienen sidra y champán de primera calidad. La sidra es una bebida alcohólica de baja graduación que marida a la perfección con crêpes y galettes, al menos en Rennes; el champán, ese famoso vino espumoso, lo hace con jamón, paté y quesos, al menos en Reims. Desde luego, no puede existir una mejor sintonía en una ruta gastronómica de este calibre. El caso ahora es saber decidir… Y tú, ¿con cuál te quedas?

¿Adónde volamos?

Imagen | Miki Studio