Organizando un safari a África

13/08/2018

Hay viajes y viajes. Hay viajes que se pueden hacer en cualquier momento y casi sin pensárselo mucho. Y hay viajes que no. Hay viajes que necesitan una planificación previa, que implican una serie de preparativos obligatorios que requieren de una buena organización. Volar a África para adentrarte en un safari animal es uno de esos viajes que sí o sí necesita de dichos preparativos previos, perfectamente calculados y organizados.

Si ya has decidido hacer un safari por África seguramente ya tienes en mente muchas de las cosas que te vamos a contar. Pero quizás se te esté pasando alguna y al leer este post te la anotes. Si aún no lo tenías muy claro por el vértigo que da organizar un viaje de estas características, puede que este post te ayude a aclararte y, con la base de este buen guión organizativo, te lances a la aventura africana con emoción y entusiasmo. Sea como fuere, aquí va un post resolutivo, práctico y conciso que esperemos ayude a muchos aventureros y amantes de viajes diferentes y curiosos.

Lo primero en lo que tienes que pensar una vez hayas tomado la decisión de hacer un safari es en tu salud. Viajar al continente africano implica tener que vacunarse para evitar riesgos innecesarios para la salud de cualquiera. Además, has de hacerlo con la antelación necesaria. En esta página del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social tenéis información sobre las vacunas obligatorias y las vacunas recomendadas. Como verás, todo depende de la zona de África a la que vayas a viajar. Y es que, no es lo mismo recorrer zonas endémicas que zonas que no lo son.

En esta misma página te apuntan que, para recibir la vacunación pertinente, debes acudir a los Centros de Vacunación Internacional. También puedes ver el mapa de estos centros distribuidos por toda España.

Lo segundo en lo que deberías pensar es en el visado. Como te imaginarás, África suele pedir este trámite a la mayoría de sus visitantes. Aunque hay países africanos en los que este trámite puede llevarse a cabo una vez estés allí -ojo que esto puede llevar su tiempo- lo mejor es llevar el trámite ya hecho desde tu país de origen. Para ello, debes ponerte en contacto con la representación del país africano al que vayas a viajar más cercana a tu domicilio.

Zanjados estos pasos, ya puedes empezar a pensar en el siguiente paso, si cabe, de igual importancia: ¡las maletas! El que más y el que menos se imagina una maleta llena de atuendos dignos del mismísimo Indiana Jones, pero, ¿dónde está límite entre la ficción y la realidad? Sombreros, pañuelos, pantalones desmontables, botas… ¿qué es realmente necesario teniendo en cuenta el tipo de viaje que tenemos por delante y teniendo en cuenta los cambios de temperatura a los que a lo largo de un mismo día nos tendremos qué enfrentar?:

  • Pantalones desmontables. Son muy prácticos y te permiten que una misma prenda te valga para ocasiones distintas: cuando el calor apriete a lo largo del día la versión corta y cuando caiga el sol o, sobre todo, cuando amanezca (en los safaris se suele madrugar mucho, las visitas suelen comenzar muy temprano), la versión larga te hará buena falta.
  • Camisetas de algodón, cómodas y frescas para el calor diurno.
  • Una sudadera o sudadera polar que abrigue un poco más para esos momentos del amanecer en los que realmente se aprecian las bajas temperaturas.
  • Gorros, pañuelos, gafas de sol… para protegerte del sol más intenso durante los recorridos en jeep por los parques naturales.
  • Un buen calzado que sea cómodo y que a la vez te proteja del sol, del agua y de terrenos difíciles. Aunque los recorridos por los parques suelen ser en jeep y no sueles tener permiso para apearte de dichos vehículos, hay lugares puntuales en los que si te podrás/tendrás que bajar.
  • Bañador. Esto dependerá de los hoteles en los que te vayas alojando a lo largo del safari, pero has de saber que muchos cuentan con piscina.
  • Pijama de entretiempo, ni muy gordo ni extremadamente fresquito. Importante llevar uno: hay hoteles con miradores alrededor de los cuales pueden deambular animales de noche. En estos hoteles te avisan con una campana sea la hora que sea para avisarte de dicha presencia animal. Y lo suyo es que, si esto sucede de noche, te levantes rápidamente y acudas lo más rápido posible hasta dichos miradores para captar el momento. Es decir, podrás ir en pijama si así se tercia.

SAFARI AFRICA

¡No obstante! Recomendación fundamental: ve ligero de equipaje. Entre reserva y reserva se viaja en unas furgonetas con poca capacidad en el maletero. Así que, mejor apostar por maletas de poca ropa e id lavando cuando nos haga falta algo limpio. Además, hay hoteles en los que las habitaciones no tienen un acceso sencillo o son muy pequeñas, con grandes maletas te complicarás el viaje.

¡Por cierto! Si visitas algún poblado, lo único que tienes que tener en cuenta es que es mejor ir con pantalón largo y manga corta. Evita los pantalones cortos y las camisetas de tirantes o muy escotadas. ¡Y prepárate para bailar y cantar al ritmo de música y cánticos africanos en todo su esplendor!

Además de las prendas de vestir, es importante no olvidarse de:

  • Una cámara. Evidentemente, cuanta mayor calidad tenga, mejor. Ahora bien, incluso con una cámara más normalita, puedes sobrevivir perfectamente. La cercanía de los animales en muchos momentos es asombrosa y las vistas suelen ser bárbaras allá donde mires, con lo que, aunque no tengas la super cámara y el super objetivo, podrás inmortalizar paisajes y animales sin mucho problema. Lo que si es muy importante es llevar suficiente memoria para ir acumulando las cientos de fotos que te aseguramos vas a hacer.
  • Unos prismáticos. Recomendables, aunque no imprescindibles. A veces, se atisba presencia animal en la lejanía. En esos momentos puntuales, echar mano de unos prismáticos, puede estar bien.
  • Repelente para los mosquitos. Las reservas animales suelen estar plagadas de insectos. Los alojamientos dispersos en dichas reservas también. Cierto es que las habitaciones suelen contar con mosquiteras en las ventanas y que suelen dejarte insecticida a mano en cada habitación, pero en ocasiones, todo esto no es suficiente. Más vale prevenir que lamentar.
  • Protector solar. En las horas más calurosas del día el sol aprieta y quema, así que, viajar sin protector solar no es una buena opción.
  • Bolígrafos para regalar si te apetece sacarle una sonrisa a algún niño. Los niños africanos se te acercarán y alucinarán con tu ropa, tu mochila y demás pertenencias. Llevar unos cuantos bolígrafos para regalar puede ser una buena idea: un simple bolígrafo es un gran tesoro para ellos.

SAFARI AFRICA

¿Algún otro consejo qué debamos tener en cuenta una vez estemos en plena aventura?

  • No bebas agua del grifo nunca. Ni siquiera la utilices para lavarte los dientes. Mejor hazlo con agua embotellada.
  • Pela siempre la fruta. Si puedes evitar comer ensaladas y cosas crudas, evítalo.
  • Ten cuidado con las salsas, la comida africana es muy especiada y con tendencia a lo picante.
  • Practica el arte de regatear. Mientras dure tu estancia en la zona si o si tendrás que hacerlo. Y que no te ofenda que en algún momento intenten cambiar una figura de madera (las tallas de madera son artículos muy típicos y trabajados con un arte que te desconcertará) por ti o por tu acompañante en caso de que lo lleves. No es la primera vez que ocurre, ni será la última.
  • La seguridad. En las ciudades, como Kenia, por ejemplo, elude alejarte mucho del hotel (sobre todo al caer la noche). No te alarmes si al llegar al hotel revisan los bajos del coche en el que llegas con una especie de espejo gigante o si ves seguridad en los pasillos de los hoteles. Todas estas prácticas son rutinarias y normales. Atento también con la llegada al aeropuerto, cuando te vayan a buscar y te ayuden con las maletas no las pierdas de vista hasta que las suban al vehículo.

Por cierto, no te asustes, ¡esto es África! ¡Toda una maravillosa aventura!

Foto | James SandersbumihillsVolodymyr Burdiak | Mª José C. Lamas