Zacatecas, sí quiero

15/08/2018

ZACATECAS

Hubo un post en el que se habló de que «en la ciudad de Zacatecas, al norte de la capital, es posible alojarse en una auténtica plaza de toros”. Visto que Zacatecas – ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad- se ha currado ser uno de los destinos inspiradores más importantes del país, en la conocida como “ciudad romántica de México” bien merece la pena no solo dormir con encanto, sino permanecer despierto y con los ojos abiertos como platos.

Zacatecas

En 1993, la UNESCO dio el “sí quiero” a Zacatecas. Con anterioridad, en “La Muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas” se habían puesto las pilas: había que dar visibilidad a los numerosos encantos que hacen de ella uno de los destinos culturales más golosos de México.

A primera vista, lo que llama la atención de Zacatecas es su centro histórico, uno de los más bonitos del mundo y donde el Barroco Novohispano campa a sus anchas. El trazado de sus calles y cuadras, que ha permanecido intacto hasta la actualidad, con la misma disposición de cuando la ciudad fue fundada en 1546, es un alucinante viaje al pasado. La arquitectura de la capital homónima del estado apetece, dado que conserva muestras arquitectónicas de entre los siglos XVI a principios del XX, un ejemplo de autenticidad y de cualidades que en otros lugares se han perdido, por desgracia, en el limbo del olvido o de la no existencia. ¿Y qué decir de hacer planes juntos? Zacatecas es además divertida; cuenta con un teleférico de 1979, considerado el más añejo de los Estados Unidos Mexicanos, además de con la famosa Callejoneada Zacatecana, una experiencia callejera de música y baile. El viajero se suma a un recorrido tradicional que parte de la Plaza de Armas, discurriendo por el centro histórico a ritmo de “tamborazo” zacatecano. Además, los museos brillan por su presencia, entre los que por original destaca el Museo Rafael Coronel, ubicado en el deslumbrante escenario del antiguo Convento de San Francisco, que cuenta con una colección de más de once mil máscaras. Los miércoles cierra.

Zacatecas y sus otros encantos que enganchan. Ruta por los cinco Pueblos Mágicos

Zacatecas cuenta con cinco Pueblos Mágicos, ¿quién da más? Pequeñas ciudades de calles empedradas y ambiente provinciano deliciosamente tradicional. Son:

Jerez, donde marcarse un recorrido nocturno de leyendas por el Panteón Museo de Dolores, antes o después de degustar el asado de boda jerezano, un plato único de la zona.

Pinos, a 125 kms. de la Capital, donde el plan podría ser una ruta por las Ex Haciendas del siglo XVII, antes o después de saborear el típico conejo con mole de pinole.

Sombrerete, donde lo suyo es recorrer el centro histórico en bicicleta, entre templos virreinales, portales y gastronomía. ¿El remate? Una ración de “brujitas”, sabrosas empanadas de maíz fritas en aceite y rellenas de frijoles o carne deshebrada.

En Teúl, al sur de Zacatecas, la visita a las fábricas de mezcal es un “must”, casi tanto como hincarle el diente a uno de sus gustosos quesos.

En el último de los pueblos mágicos, Nochistlán de Mejía, abundan los nopales. El plan puede ser convivir con la comunidad del Jocoyole, compartiendo alimentos con ellos y aprendiendo a cocinar pan gordo, además de practicar senderismo por barrancos y cerros.

ZACATECAS

Zacatecas es un festival

De vuelta a la capital, atrás quedan la pausa y magia de estas cinco poblaciones. Zacatecas es la segunda ciudad de México -destino Iberia- en número de festivales: 12 + 1. En lo que queda de año, están por venir:  las tradicionales Morismas de Bracho (última semana de agosto); la gran Feria Nacional de Zacatecas, una de las pocas de acceso gratuito (las dos primeras semanas de septiembre); o el Festival de Teatro de Calle (tercera semana de octubre).

Zacatecas y el cine

A la ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad le han salido muchos pretendientes, entre ellos el cine. Al séptimo arte le gustó su Sierra de Órganos, en cuyos escenarios naturales se rodaron numerosos filmes del oeste con John Wayne a la cabeza del reparto. La historia de la participación de Ringo Star en la filmación de la película “El cavernícola” también se suma a la colección de anécdotas de las que Zacatecas puede hacer alarde.

A estas alturas, es evidente que el sí quiero que puebla estas líneas no es casual: muchos eligen Zacatecas como destino para su boda. Conocida como “el destino del romance”, el paseo por esta ciudad es una gran eterna sorpresa. Zacatecas es para siempre.

Imágenes:  mehdi33300mehdi33300 | Marita Acosta