Turín, tras las huellas de los Saboya

29/07/2019

Vuelos a Turín

Es verano en el norte de Italia y el momento álgido de las pistas de esquí ya pasó. Es ahora cuando el otro color de las montañas, el del senderismo, las áreas protegidas y, en general, el de los espacios naturales brilla con una luz propia y diferente.

Queremos que te transportes hasta el maravilloso entorno de la provincia de Turín. Queremos que te vayas de ruta en coche. Ansiamos que vueles, que hagas kilómetros y gastronomía por la región de Piamonte, que observes los Alpes ahí, en el horizonte, y que casi puedas rozarlos. Ambicionamos que, tras los pasos de los Saboya, alcances la ciudad de Turín.

Despegamos, aterrizamos y arrancamos. 

De ruta en coche por Turín 

Viaje al Piamonte

Corre el año 1562. El duque Emmanuel Filiberto de Saboya decide trasladar su capital a Turín. Esto le conduce a  hacer alarde del poderío de su familia, en forma de proyectos de construcción que sus sucesores rematarían. Es por ello que, en todo el territorio de la provincia de Turín, tropezamos con el legado de los Saboya, con todas esas singulares y preciadas residencias sabaudas, reconocidas por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. ¿Una pista? Al norte de la ciudad, a unos 45 minutos en coche, encontramos un gran ejemplo. Se trata del Castillo de Aglié (Piazza Castello, 2), que con sus trescientas habitaciones era lugar de vacaciones de los Saboya. Visítalo y siéntete como ellos.

Aparte de la visita obligada a las residencias de la Casa de Saboya, en la provincia de Turín hay mucho por hacer y descubrir, así que… ¡pie al pedal! A lo largo de este territorio podrás explorar pequeñas ciudades históricas que cuentan y exhiben como nadie el pasado patrimonial de Turín.

Al norte del Castillo de Aglié – a menos de media hora en coche- se encuentra Ivrea, cargada de patrimonio. En la parte alta de la ciudad se eleva el Castillo dalle Rossi Torri (de las Torres Rojas), que glorioso observa desde las alturas el devenir de la pequeña población.

Otra ruta interesante, esta vez al este de la capital, te llevará a recorrer el Val di Susa, la asombrosa zona “blanca” de las Alpes, desde hace siglos habitado por todo tipo de civilizaciones. Las dos niñas de sus ojos son los centros de Avigliana y Susa; pasado Susa alcanzaremos el pequeño burgo de Mélezet, donde podrás fotografiar singulares restos artísticos del siglo XV.

Al sur de Turín encontrarás otros burgos sugestivos, como Chieri, Moncalieri o Pinerolo. 

Momentos “gastro” en Turín

¿Qué comer en Turín? La cocina típica del Piamonte es de lo mejor. Deliciosa y variada todo el año, es sin embargo en verano cuando algunos de sus platos dan especialmente la nota. Por eso, todos los fines de semana hasta el 30 de septiembre tienes la oportunidad de acudir a alguno de los restaurantes y “trattorias” adheridas al programa y solicitar, con tu mejor sonrisa, que te sirvan alguna de las recetas estivales más típicas. Disfrutarás: por algo Turín es la capital del gusto.

Turín, la ciudad

Y como colofón (o como prólogo, tú eliges tu viaje), la flamante ciudad de la región de Piamonte te espera. Corazón, durante siglos, del reino de los Saboya, la próspera ciudad es un museo al aire libre.

De entre todo lo que se puede hacer en Turín, un buen plan es seguir descubriendo las Residencias Reales que los Saboya mandaron construir entre los siglos XVII y XVIII. En 1997, la UNESCO incluyó en su selecta lista catorce magníficas residencias reales situadas en Turín y Piamonte.

Viaje a Italia

Turín cuenta con muchos símbolos del poder de los Saboya, así que citaremos solo algunos titulares: el Palacio Real; el Palacio Madama; el barroco Palacio Carignano, donde nacieron Carlos Alberto y Víctor Manuel II y que fue sede del primer Parlamento italiano. A lo largo de las orillas del Po es posible visitar el Castillo del Valentino, hoy sede universitaria; la Villa de la Reina; el Castillo de Rivoli, nacido como fortaleza militar y hoy sede del Museo de Arte Contemporáneo; o el Castillo de Venaria, para muchos la “Versailles” Saboya, donde es posible visitar muchos de sus espacios. En la misma zona se encuentra el enorme Castillo de la Mandria, zona que hoy alberga un parque natural.

No podemos dejar de citar el Palacete de caza de Stupinigi,  a 10 km. al suroeste de Turín, que lugar de fiestas y residencia de Napoleón al inicio del siglo XIX; y el Castillo de Moncalieri, una de las residencias con más historia.

En definitiva, el silogismo está servido. Si la región del Piamonte da mucho juego e Iberia quiere llevarte, ¿cuál es tu conclusión?

Fotos de Alejandro; Dino Olivieri; Fulvio Spada |Marita Acosta