Hollywood la retrata como lugar de espías con microchips, políticos conchabados, guardaespaldas como armarios empotrados y conspiradores varios. ¿Miedo? Para nada. Relájese, porque la ficción no le hace justicia...
23/08/2010