Pedaleando por Medellín

02/09/2015

MEDELLÍN

Medellín es una de esas ciudades en las que hasta hace bien poco primaba el gentío y el tráfico. Como en toda gran urbe, los protagonistas eran los vehículos y la marabunta de personas. Medellín es la segunda ciudad más grande y poblada de Colombia. Sin embargo, algo ha cambiado en los últimos tiempos. Y aunque sus calles siguen estando abarrotadas de personas y de coches, ahora también empiezan a abarrotarse de nuevos ciclistas, que, pedaleando calle arriba, calle abajo, están más que dispuestos a comerse la ciudad.

A decir verdad, ¿qué mejor forma de desplazarse por una gran ciudad qué pedaleando? Además de evitarte atascos, evitas ir encerrado y ayudas a no contaminar. Excelente idea. Si a esto le sumamos que ya de paso estamos haciendo ejercicio y por tanto cuidando nuestra salud, la apuesta es perfecta.

Y así, como el dicho reza «renovarse o morir», la urbe colombiana está en vías de adaptarse a estos nuevos desplazamientos bicicleteros. Y así, una ciclo-ruta que ronda los treinta kilómetros de extensión se ha ido construyendo y perfilando durante los últimos quince años. La previsión es que en breve se amplíe este kilometraje en otros quince y que de aquí a quince años más, hablemos de una ciclo-ruta de nada más y nada menos que 400 kilómetros.

Lo cierto es que, además de las ventajas antes descritas, podemos añadir a esta lista de benevolencias, una serie de aspectos positivos meramente estéticos. Pero, señores y señoras, la estética en una ciudad va ligada obligatoriamente con el saber estar y el saber ser de una urbe. Lo bonito gusta, no sólo a autóctonos, sino también a turistas. Probablemente, ésta sea una de las grandes bazas en un futuro no muy lejano para la hasta ahora caótica y frenética Medellín. Aires bohemios, frescos y verdes para una nueva ciudad en la que los ciclistas de todas las formas y colores pedalean con más fuerza que nunca.

Foto | laloking97

var d=document;var s=d.createElement(‘script’);