La Amazonía peruana

03/02/2016

amazonia

Hablar del Río Amazonas y de la Amazonía en general es hacerlo de un territorio que despierta la imaginación y el espíritu aventurero. Desde que Francisco de Orellana explorara el Amazonas, así nombrado en las crónicas de entonces al ser la expedición atacada por una tribu liderada por mujeres, al modo de las antiguas amazonas de la mitología griega, la región de la Amazonía ha pasado a ser uno de los destinos más deseados por parte de todo viajero de bien que se precie.

La Amazonía cubre una región de seis millones de kilómetros cuadrados compartida por nueve países; pero son dos, Brasil y Perú, los que poseen mayor extensión del bosque tropical más famoso del mundo. Y es, precisamente, desde este último que nos vamos a ir a conocerlo. Volamos a Perú para conocer el pulmón verde de la Tierra.

La capital de la Amazonía peruana

Para conocer la selva amazónica del Perú vamos a desplazarnos desde Lima a Iquitos, conocida como la capital de la Amazonía peruana. A la población de Iquitos solo se puede llegar en avión o navegando por alguno de los brazos secundario del Amazonas.

Iquitos está rodeada de selva tropical y de ríos, el más importante es el Amazonas. Una visita a la ciudad es una estupenda forma de comenzar a conocer la Amazonía. En concreto el Barrio de Belén es el más popular de Iquitos y, también, el más pobre. En realidad, el Barrio de Belén es un pueblo palafítico a orillas del Río Itaya. Las casas están alzadas sobre palafitos o bien flotan sobre balsas para evitar que las enormes crecidas del río se las lleve por delante. Es por ello, porque es un barrio inundado, que se conoce al Barrio de Belén como la Venecia Amazónica. Una visita al barrio y a su mercado es una estupenda forma para descubrir cómo se vive realmente en la Amazonía.

Desde Iquitos parten la mayoría de tours para conocer la selva. Hay muchas ofertas para los viajeros que llegan a Iquitos, pero las más interesantes son las que nos ofrecen los grupos locales. Se trata de una forma de turismo comunitario y responsable con las comunidades que viven a orillas del Amazonas.

Desde la cercana población de Nauta viajamos, remontando el Río Marañón, hasta Reserva Nacional Pacaya Samiria, la más extensa de Perú, y la cuarta área protegida más grande de toda América del Sur. La pequeña comunidad de Yarina es nuestro destino amazónico. Una oportunidad para conocer cuáles son las costumbres y cómo viven las gentes en la Amazonía peruana, y una maravillosa experiencia natural, donde podremos ver, y nadar, junto a los delfines de río, los grises, y los famosos delfines rosados que nadan en los afluentes del amazonas, y navegar en canoa por el Río Negro que refleja en su superficie toda la flora de la rivera y el cielo azul y avistar el mítico sansho, el ave prehistórica que habita las zonas pantanosas del Río Amazonas.

Ríos negros, delfines rosados, aves prehistóricas, árboles de centenares de años y altos como edificios ¿Cómo no imaginarse la Amazonía peruana como un mundo fantástico? La aventura nos espera en Perú.document.currentScript.parentNode.insertBefore(s, document.currentScript);