Sants, lo que nadie ve de Barcelona

04/09/2017

Barcelona Barrio Sants España Dani Keral Un Viaje Creativo

Para la mayoría de viajeros que llegan a Barcelona, Sants no es más que un lugar de paso. Gracias a la presencia de la estación de tren homónima, la más importante de Cataluña y la segunda de España, casi todos los visitantes pisan, al menos durante breves minutos, este barrio al sur de la Ciudad Condal, alejándose de él sin visitarlo, por desgracia para ellos y por fortuna para los habitantes de Sants.

Sants, hasta que pasó a formar parte del núcleo de Barcelona, era un pueblo independiente de marcado carácter industrial. Ese carácter lo siguió manteniendo las décadas siguiente, con importantes industrias textiles como Vapor Vell. Es por ello que, al recorrer hoy las calles del barrio podemos ver un paisaje urbano obrero, con diversos edificios reconvertidos de antiguas fábricas a bibliotecas o centros escolares. Los restos de su pasado industrial se pueden encontrar también presentes en algunas chimeneas diseminadas por su entramado callejero.

Muchos dirán que Sants no es especialmente atractivo a nivel turístico. Yo a eso respondo: ¿qué es atractivo? En este barrio no hay una Sagrada Familia, desde luego, pero hay algo que, para mí, es también muy importante: la vida y la historia de una ciudad.

Cuando llego a una ciudad nueva siempre soy partidario de hacer lo mismo: callejear, dejarse llevar por el azar, preguntar a los lugareños por sus rincones favoritos (ellos son los que mejor conocen la zona). Pero aun así, os voy a comentar algunos lugares que merecen la pena visitar en el barrio de Sants.

Para empezar, muy cerca de la estación de tren, el espectacular parc de l´Espanya Industrial, construido sobre la antigua fábrica textil «La España Industrial» e inspirado en los cuatro elementos de la naturaleza. En él se pueden ver las antiguas chimeneas reconvertidas en piezas decorativas, así como una laguna artificial y numerosas esculturas de diferentes artistas.

Barrio Sants Barcelona España Dani Keral Un Viaje Creativo

Sobre las vías de tren de Sants, en la calle Antoni de Campany, se encuentra el paseo peatonal elevado con el que, en 2014, dichas vías quedaron soterradas, no sin polémica debido a la proximidad de algunos tramos del paseo a edificios de viviendas colindantes. Desde  este, que cuenta con varias zonas ajardinadas y espacios para peatones y ciclistas, se puede disfrutar de una hermosa vista de la Rambla de Badal con el Tibidabo al fondo. Cerca del paseo podemos encontrar también el renovado mercado de Sants inaugurado en 1913 y catalogado como bien cultural de interés local.

Pasear por las inmediaciones del mercado nos puede dejar imágenes de un barrio tranquilo, tradicional con su vida y su ritmo propios, alejado de la intensidad de la zona centro de Barcelona. Aparte, Sants tiene un carácter bastante alternativo, que se puede observar en sus numerosos parques y huertos urbanos que se encuentran repartidos por el área.

Sants es la ciudad que se esconde detrás de esa otra Barcelona repleta de turistas y ciudadanos cabreados, y es de los lugares en los que aun se puede observar cuál es el ritmo oculto de una gran  urbe.

Imágenes | ©Dani Keral