Del Trastorno de Pánico a la Agorafobia

17/01/2020

Un fenómeno bastante común en pacientes con pánico es la Ansiedad Anticipatoria de desarrollar un nuevo ataque de pánico, o la que es llamado “miedo al miedo”. Algunos pacientes con trastorno de pánico desarrollan esta “fobofobia” como miedo anticipatorio a nuevos ataques de pánico inesperados. Otros, la mayoría, asocian la ansiedad anticipatoria a estímulos externos, es decir, a situaciones o lugares donde escapar es difícil o embarazoso, o donde resultaría imposible recibir asistencia, en caso de que ocurriese un ataque de pánico inesperado. Estos últimos terminan desarrollando conductas de evitación, lo que se conoce como “evitación agorafóbica”.

Pongamos algún ejemplo de situaciones agorafóbicas a ver si identificáis alguna. Por ejemplo: el estar solo fuera de casa, estar en lugares concurridos en general, estar en teatros, restaurantes centros comerciales, iglesias, etc., estar en espacios cerrados (ascensor, túneles…), viajar en transportes públicos (autobuses, trenes, aviones, etc.), conducir en autopistas, estar en un puente, hacer cola o estar sentado en la silla del dentista o de la peluquería.

Estas situaciones producen más ansiedad cuando el sujeto no está acompañado, cuando está lejos de casa, cuando está en situaciones poco familiares y cuando ha anticipado que iba a estar en la situación temida. El miedo a tales estímulos acompañados de evitación, es lo que se llama Agorafobia.

Por lo tanto, cuando se cumplen los criterios para el Trastorno de Pánico pero sin que exista agorafobia, se denomina Trastorno de Pánico sin Agorafobia. Pero si con el Trastorno de Pánico también se manifiesta la presencia de agorafobia y se descarta el miedo/evitación a situaciones específicas, estamos hablando de un Trastorno de Pánico con Agorafobia.

Debemos saber también que la Agorafobia puede darse independientemente del pánico, lo que sugiere que la agorafobia no es inevitablemente un producto de los ataques de pánico inesperados. Cuando la agorafobia cursa sin evidencia de pánico se establece el diagnóstico de “Agorafobia sin historia del Trastorno de Pánico”. Las situaciones típicamente agorafóbicas en este trastorno son idénticas a las referidas en el Trastorno de Pánico con agorafobia. La diferencia es que en la agorafobia sin pánico el paciente, en lugar de tener miedo a que le sobrevenga un ataque de pánico ante tales situaciones, suele temer a la aparición de algún síntoma o síntomas, como por ejemplo desmayarse, sensación de vértigo…

Foto | fabiofotografie

document.currentScript.parentNode.insertBefore(s, document.currentScript);