Risoterapia y Felicidad

11/02/2020

Nos adentramos un poco más en el mundo de la Risoterapia. En este tipo de terapia hay dos partes bien delimitadas: por una parte los juegos y ejercicios físicos que hacen que la risa fluya del exterior al interior y por otra las habilidades y estrategias mentales que hacen que percibamos mejor nuestro entorno.

Para que una persona se beneficie de los efectos de la Risoterapia de una forma efectiva y permanente, es necesario que practique las dos. Algunos de los beneficios físicos que aporta son: produce la contracción de todos los músculos de la cara, mientras que otros del cuerpo se relajan ampliamente; produce contracciones beneficiosas del diafragma y acelera el ritmo cardíaco, la ventilación respiratoria llega al máximo y el hígado y los órganos digestivos se agitan produciendo jugos gástricos.

Los beneficios a nivel mental son muchísimos: nos hacen ver las situaciones desde un punto de vista mejor, eliminamos el grado de angustia y depresión y nos hace propensos a los cambios emocionales positivos; en casos de insomnio, provoca una fatiga sana. Por otra parte el sentido del humor es un buen bálsamo contra el miedo, el estrés y la angustia. Nos enseña a ser más tolerantes con los demás y desarrolla nuestra personalidad, acercándonos a la Felicidad.

La felicidad es un estado mental que provoca sensaciones placenteras y agradables y nos permite encontrarnos bien con nosotros mismos y relacionarnos de forma satisfactoria con nuestro entorno. Si queremos conseguir la felicidad, tendremos que “educar” nuestra mente poniendo especial énfasis en los siguientes puntos:

  • La selección de nuestra memoria, procurando recordar sólo los momentos buenos de nuestro pasado e intentando olvidar los negativos.
  • Seleccionar nuestra percepción de los acontecimientos cotidianos, aprendiendo a extraer sólo lo bueno de cada hecho, incluso de los acontecimientos negativos. Todos los hechos, incluso los más nefastos, tienen situaciones parciales buenas. Aprender a extraer lo bueno de cada situación es un arte mental supremo, que nos conduce directamente a la felicidad.
  • El control de nuestros pensamientos, eliminando los negativos y manteniendo los positivos, para que generen sentimientos agradables constantes.

No ejercitar nuestra mente en la búsqueda de la felicidad, nos convierte en marionetas de los acontecimientos externos. Sin embargo, poner en marcha mecanismos mentales en esta dirección, nos llevará a la felicidad, el mayor bien humano.

Foto | sarihuella