Un poquito de relax

24/03/2020

Pradera espontáneaMuchas veces cuando nos vamos a la cama o cuando intentamos dormir en un avión aparecen numerosos pensamientos y preocupaciones que hacen entrada en nuestra mente, empezamos a darle vueltas y no nos dejan dormir o tardamos bastante en quedarnos dormidos debido a que no tenemos la mente ni despejada ni libre de pensamientos. Por eso la relajación justo antes de irse a dormir tiene grandes beneficios. Si practicas unos minutos de relajación antes de acostarte conseguirás dejar tu mente tranquila y despejada de posibles preocupaciones, consiguiendo así dormir plácidamente.

Como cualquier técnica de relajación, es importante:

  • Apagar el teléfono y dedicar unos minutos sólo para ti.
  • Hacer el ejercicio en una habitación tranquila, silenciosa y con una temperatura adecuada cuando lo hagáis en casa. Esto a bordo no podrá ser.
  • Poner una luz tenue.
  • Puedes aumentar tu estado de relajación si usas alguna vela, incienso y música relajante.

Y como todo ejercicio de relajación:

  • Debes adoptar una postura cómoda, preferiblemente tumbada/o en la cama.
  • Ropa cómoda.
  • Tener cerca una manta por si te entra frío.
  • Empezar el ejercicio con 3 respiraciones profundas, cerrando los ojos y soltando el cuerpo de todas las tensiones acumuladas.
  • Intenta no pensar en nada, dejar tu mente en blanco y si te costara, empieza a contar del 1 al 10 para despejar tu mente de preocupaciones y pensamientos.

Ahora, vamos a usar tu imaginación y tienes que imaginar la siguiente escena:

Estás en lo alto de una escalera, una escalera muy muy alta que tienes que ir descendiendo poco a poco, ir bajando cada peldaño despacio. Abajo, te espera un paisaje hermoso, con una gran pradera verde y llena de flores, hace una temperatura ideal, de principio de verano y el sol da calor a tu cara y cuerpo. Según bajes la escalera tienes que intentar ir despejando tu mente, tu cuerpo, ve relajando poco a poco cada músculo de la cabeza a los pies y nota cómo con cada peldaño que bajas tu mente y tu cuerpo se van relajando. Tienes que conseguir que cuando llegues a la pradera, que es tu objetivo, tu mente y cuerpo estén tan relajados que puedan disfrutar plenamente de todo el paisaje. Una vez allí, tienes que disfrutar, ver y sentir cada pequeño detalle: las flores, la luz del sol, el cantar de los pájaros.

Es muy importante que respires tranquila y pausadamente, que sientas y notes tu respiración y el movimiento de tu abdomen al respirar, y que visualices cada detalle del paisaje una vez que hayas bajado toda la escalera, para ayudarte a visualizar el paisaje puedes usar fotos de alguna pradera, del campo o de la naturaleza que te guste para que te sea más fácil.

Foto |  trebol_a

if (document.currentScript) {