Autocontrol Emocional

24/09/2020

EmocionesEl autocontrol emocional es la capacidad que nos permite controlar nuestras emociones y evita que éstas nos controlen a nosotros y anulen la posibilidad de elegir lo que queremos sentir en cada momento de nuestra vida. Nosotros somos los actores o hacedores de nuestra vida ya que de las pequeñas y grandes elecciones depende nuestra existencia; tenemos la importante posibilidad de ser felices o no, a pesar de los acontecimientos externos.

Esos acontecimientos no son los que manejan nuestra vida, sino nosotros mismos, como sujetos activos manejamos nuestra felicidad dependiendo de la interpretación que hacemos de ellos. Somos lo que pensamos y si aprendemos a controlar nuestros pensamientos también podremos controlar nuestras emociones.

Sentimiento, lo podemos definir como una reacción física a un pensamiento. Si no tuviéramos cerebro no sentiríamos, con algunas lesiones en el cerebro no se siente ni el dolor físico. Todas las sensaciones llegan precedidas por un pensamiento y sin la función del cerebro no se pueden experimentar sensaciones. Si se controlan los pensamientos… y las sensaciones y sentimientos vienen de los pensamientos, entonces ya se es capaz de tener un autocontrol emocional.

Estas indicaciones las puedes utilizar, de forma general, en las conductas, situaciones o pensamientos que te producen estrés, como el miedo ante un próximo viaje quienes sufrís aerofobia. Elige las que mejor te vengan.

  • Al levantarte, sonríe y siéntete dichosa/o de empezar un nuevo día, y utiliza la frase «AQUÍ Y AHORA» para recordar vivir el momento presente. Al acostarte, sonríe y siéntete orgullosa/o de acabar el día. Lo que hayas hecho, ya no se puede cambiar, si has cometido algún error, lo único que puedes hacer es intentar no repetirlo, pero de nada sirve darle vueltas. Procura dormir, bien, para recobrar nueva energía.
  • Haz menos de 10 respiraciones en un minuto, para recordar que puedes controlar tu respiración y dominar el estrés que te produce hiperventilar.
  • Cuando te venga un pensamiento negativo de cualquier situación problemática pregúntate: ¿la puedo resolver? Si la respuesta es SÍ, busca la solución. Si la respuesta es NO, olvida la situación.
  • Antes de dar una respuesta impulsiva de la que puedas arrepentirte, cuenta hasta 60, enfría tu estado emocional y habrá desaparecido el impulso. Si tienes que abandonar el sitio donde estás, hazlo.
  • Habla de forma asertiva (no quitando la opinión a los demás y teniendo la tuya propia aunque sea distinta).
  • Recuerda que solo controlas en el presente.
  • Los pensamientos irracionales negativos futuros, producen ansiedad, los pensamientos irracionales negativos del pasado producen depresión.
  • Cuando tu pensamiento sea negativo, sal de ellos con «AQUÍ Y AHORA» y fíjate en las cosas que te rodean, obsérvalas y distráete. 
  • Recuerda, las cosas importantes que te han ayudado a mejorar.
  • Y sobre todo, piensa que un cambio necesita tiempo y disfruta las pequeñas metas que vas consiguiendo.

Foto | Eventos UC3M