Exposición a la situación temida

19/10/2010

La exposición a la situación temida está considerada el tratamiento de elección para las fobias específicas y, por tanto, para la fobia a volar, que como sabemos es una de ellas. Y la razón es evidente: la exposición nos habitúa a la situación de vuelo y, además, nos permite comprobar que no sucede nada de lo que temíamos, de modo que rompe el bucle de retro-alimentación de la fobia.

En general, para que la exposición sea lo más efectiva posible, ésta ha de tener una intensidad tan fuerte como podamos tolerar, una duración lo suficientemente larga como para generar habituación y un intervalo entre sesiones lo más corto posible. Además, se debería estar atento a lo que se está haciendo, impidiendo cualquier tipo de distracción. Sin embargo, en una situación de vuelo normal no es posible regular todas estas variables, aparte de que sale muy caro.

Por eso, los psicólogos han desarrollado otros procedimientos alternativos de exponernos a la situación temida entre los que destaca la exposición asistida por ordenador o exposición virtual. Este tipo de exposición sí permite regular las variables anteriores y, además, ha demostrado ser tan eficaz como la exposición en vivo, por lo que se ha incorporado en la mayor parte de cursos para superar la fobia a volar como, por ejemplo, el que nos ofrece Iberia.

De todas formas, la exposición virtual no es más que un paso previo para facilitar la exposición en vivo que supone el realizar algún vuelo real, verdadera piedra de toque de nuestra fobia.

Así que debemos intentar que esa persona que, dentro de nosotros, está dispuesta a ayudarnos, nos convenza de que, en lugar de evitar subir a un avión, cosa que sólo recrudece el problema, nos expongamos de algún modo y en la medida de nuestras fuerzas a todo lo relacionado con la situación de vuelo, y ello, cuantas veces sean necesarias hasta que nuestra fobia desaparezca y podamos volver a disfrutar de la experiencia. Seamos tan valientes como los toreros o los pilotos de fórmula 1, que, cuando sufren una cogida o un accidente, quieren torear o pilotar de nuevo lo más rápidamente posible para no adquirir miedo.

Imagen | onkel_wart

if (document.currentScript) {